25 de marzo de 2012
25.03.2012

La educación? Mejor con v de valor

Los centros de enseñanza de nuestra provincia gozan de buena salud

25.03.2012 | 14:23

Muchas familias deciden estos días a qué colegio confiarán la formación de sus retoños. Una decisión aparentemente fácil que tiene consecuencias mayores. Cuando elegimos colegio para nuestros hijos no podemos obviar que el lugar en el que ellos se eduquen los próximos años va a dejar una huella para el resto de sus días.


Puede que a la hora de elegir nos rindamos a la modernidad de unas instalaciones o a la dotación de recursos. Lo transcendente en los ambientes educativos no es la cantidad de instrumentos de aprendizaje, ni siquiera la limpieza de las estancias y tampoco la cercanía al domicilio. Cuando hablamos de educación lo primordial de un centro es su proyecto.


Los centros educativos de nuestra provincia gozan de buena salud, de hecho los informes que emiten las instituciones europeas (PISA) dan una nota alta al rendimiento en nuestra comunidad. Sin embargo esos mismos estudios solo evalúan los resultados académicos.


¿Qué ocurre con los resultados de la educación en las personas? Existe una tendencia acentuada en los años precedentes que ha pretendido reducir el aprendizaje de los alumnos a lo puramente utilitarista para el día de mañana. Como consecuencia, el olvido del resto de dimensiones del ser humano, esenciales para su desarrollo personal y social. Hoy la sociedad echa de menos valores humanos válidos para crecer y construir un entorno más humano, con propuestas alternativas al estilo de vida convencional.


En nuestra provincia contamos con doce colegios concertados de carácter religioso en los que además de las enseñanzas regladas por la administración educativa, nos encontraremos con un modelo educativo definido, caracterizado por cuatro elementos esenciales: la preparación académica de los alumnos, la incesante labor en la educación en valores, el cuidado de la dimensión y el compromiso social con el entorno. Quien los conoce desde dentro sabe que la preparación académica va íntimamente ligada a una honda preocupación por formar personas íntegras asentadas en valores éticos y religiosos válidos en el siglo XXI, porque además de formar magníficos científicos, hemos de construir buenas personas que edifiquen la sociedad de mañana sobre las bases del humanismo, no desde el mercantilismo. No deberíamos olvidar que la mayor inversión que una familia hace en su vida no es otra que la educación de sus hijos, ese será su mejor legado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine