24 de marzo de 2012
24.03.2012

Un sitio para cada cosa

24.03.2012 | 13:10
Un sitio para cada cosa

Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio, máxima y principio que debemos seguir en nuestro cada día y cada instantes, haciendo más fácil y eficaz nuestra labor a la vez que hacemos y facilitamos la labor a los demás. Así, el tiempo adquirirá una dimensión nueva a la vez que se crea un ambiente más positivo y atrayente.


En esos días que uno se encuentra con la voluntad más larga y dispuesta, aunque la vista siga corta, envuelto en la magia de los papeles, las carpetas y los libros, amigo José Carlos de Lera, me he encontrado con uno de esos papeles que al repasarlo con cierta atención me despertó de la fecha que cerraba la nota previa al documento, 1812. La fecha cargó mis pilas y me adentró en los folios. Desde el primer momento pensé en ese santuario documental y los dichos, el refranero y las máximas aplicadas a la cronología y al cuidado de estas piezas que guardan entre sí pedazos de nuestra historia, aunque no siempre hayamos tenido la posibilidad o la oportunidad de llegar hasta ellos, constituyen auténticas joyas y deben estar en su sitio porque hay un sitio para estas cosas y ese son los archivos. José Carlos, tan pronto termine de repasar esas carpetas, te llevaré ese documento para que ocupe su sitio y seguro estoy que sus vecinos y compañeros se alegrarán y celebrarán con alegría y cierto jolgorio documental su llegada. Nada mejor que en los días del segundo Centenario de la Pepa y con unos días de adelanto, puesto que el documento lleva fecha de abril, que sea la vuelta a casa a reencontrarse con sus compañeros y todos podamos recordar amabas fechas como corresponde a su significado y a su valor como tal. Cada documento constituye un auténtico filón de sugerencias temáticas, dadas las complejidades del momento y de las inmensas posibilidades que ofrece de cara a entender la situación histórica de la institución a la que corresponde, dadas sus propiedades, prebendas y sin duda privilegios con los respectivos repartos, cargas y distinciones.


Ahí te queda, amigo Lera, y que la Pepa, como símbolo, ponga un poco de orden en este tan rico como desafortunado país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine