11 de marzo de 2012
11.03.2012
El espejo de tinta

Límite M/T

Solo a Toxo y a Méndez se les puede ocurrir la protesta el 11M

11.03.2012 | 01:00
Límite M/T

Cuando hace 65 millones de años se produjo la extinción masiva de especies conocida en el ámbito científico como «límite K/T», provocada, según la versión más seguida, por el impacto de un gigantesco asteroide sobre la Tierra, entre otros, desaparecieron los dinosaurios.
Sin embargo hoy, año arriba, año abajo, 65 millones de años más tarde, nos preguntamos, ¿pero de dónde han caído estos tíos? Uno no sabe qué castigo han cometido los trabajadores de este país y entre ellos los pocos afiliados a los dos sindicatos mayoritarios para que les hayan tocado en suerte Toxo y Méndez, Méndez y Toxo. Ni en el siglo xix cuando sí hacían falta sindicatos «de clase», hubieran sido estos líderes hombres de su tiempo. Hoy son simple y llanamente dos estratosféricos y anquilosados en formas, lenguajes y actitudes, rescoldos del Cretácico.
Conozco a muchos sindicalistas y no es cierto que todos sean unos jetas como sus jefes, no es verdad. Algunos sí, igual que hay políticos mangutas, banqueros estafadores, periodistas bienpagados, abogados sin escrúpulos o peones sinvergüenzas. Pero no todos los sindicalistas son como sus dos jefes actuales. Sigue habiendo idealistas, también pragmáticos, gente honrada que defienden a los suyos desde su sentido de la justicia y la defensa de los derechos que los asisten.
Tampoco ha habido nunca una confluencia de liderazgos tan esperpéntica como la actual. Ni Marcelino Camacho, en su pulcra e intachable integridad o Nicolás Redondo con sus principios grabados al fuego a prueba de lisonjas y canonjías. Ni siquiera Antonio Gutiérrez, con su perspectiva práctica y realista, ni mucho menos José María Fidalgo, quizás el que con mayor denuedo buscó unos sindicatos modernos, apegados al suelo e incardinados en la situación real del siglo xxi, alejado de dogmatismos antediluvianos, abierto al mundo y al futuro.
Quién iba a pensar que tras ellos, los ciudadanos íbamos a tener que encontrarnos con la aparición de dos dinosaurios de mensaje obsoleto e hipócrita, alimentados a base de subvenciones y despilfarro como Toxo y Méndez, Méndez y Toxo. No hay otro país medianamente moderno, civilizado y democrático donde encuentren parangón. No lo hay. Solo a ellos se les podía ocurrir tratar de convertir en jornada de protesta y manifestación la fecha en que se conmemora la más trágica acción terrorista en nuestro país. Un 11M que debería ser y será para el silencio, el sentimiento colectivo y el recuerdo de las víctimas quieren convertirlo, mezquinos, en algarada y grito.
No podían dejarlo para el siguiente fin de semana porque claro, es puente. Claro que en el pecado llevarán la penitencia, aunque a qué precio. Con el fracaso de hoy, que lo tendrán aunque algunos medios lo disfracen y el ridículo de la huelga ¿general? del 29, antes siquiera de los 100 días de gobierno, estaremos más cerca, y eso es bueno, del límite M/T. Méndez y Toxo, Toxo y Méndez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine