03 de marzo de 2012
03.03.2012

Parejas de hecho

La desastrosa visita de Sarkozy al País Vasco francés

03.03.2012 | 12:50
Parejas de hecho

Nicolas Sarkozy no va guardar un buen recuerdo de su visita electoral al País Vasco francés: en Bayona fue obligado a refugiarse en un bar para librarse del acoso de los manifestantes. Ha acusado a los socialistas de connivencia con elementos independentistas; ¿esperaba verlos de bracete con las víctimas? Con oportunidad Pérez Rubalcaba ha recordado el viejo refrán español : «Cada oveja con su pareja». Unión natural es tal figura; antaño los curas casamenteros la tenían muy presente a la hora de concertar bodas; es probable que el gobierno de Zapatero la recordara al legislar el llamado matrimonio-gay; ahora los políticos mestureros utilizan el citado refrán para justificar emparejamientos y pancartas comunes en las manifestaciones callejeras. El PP ha acompañado a los obispos en tales eventos y el PSOE irá de la mano de los sindicatos, enuncia don Alfredo con presumible afán comparativo. Mas no puede asegurarse que se trate de parejas comparables. PSOE y UGT parecen constituidos en pareja natural, estable y al decir de televisivas lenguas de doble filo, bajo un aparente régimen de gananciales; podrían tomarse como las partes de un todo partido en dos (valga la expresión zorrillesca) en pro de la operatividad. En cambio, las coincidencias del PP con los obispos se nos antojan ocasionales; el partido ha apoyado con su presencia en multitudinarias manifestaciones, las protestas de la jerarquía católica contra la legislación sobre el aborto, el divorcio exprés, el matrimonio, etc. En la campaña electoral el candidato pepero prometió revisar dichas cuestiones; se espera que cumpla y no tengamos que decir que no es lo mismo acompañar pancartas que hacer realidad la letra del eslogan; o lo que dicen en el mundo rural: ofrecer y no dar no descompone hacienda.
No aludió Rubalcaba a la presencia de gentes del PP en las manifestaciones justamente reivindicatorias de las Víctimas del Terrorismo etarra, que jamás contaron con la asistencia de políticos de la izquierda. La verdad es que no pueden calificarse de buenas las relaciones del Gobierno de Rodríguez Zapatero con la AVT; diríase que han supuesto un largo y lamentable contencioso que, a lo que se ve, no está resuelto. Los sindicatos mayoritarios han decidido celebrar una jornada de protesta contra la reforma laboral el próximo día 11, cuando se conmemora el mayor atentado terrorista sufrido por Madrid en toda su historia. Pérez Rubalcaba se ha apresurado a prometer la participación de los socialistas. La reacción de las víctimas a la inimaginable convocatoria ha sido inmediata, fulminante y abundosa en gruesas descalificaciones: desfachatez, falta de respeto, incomprensible, indignante. y gentes de claro sentido y buen corazón se han manifestado partícipes de la dolorida indignación. Es difícil de entender la elección del 11-M para la protesta callejera: nadie la atribuye a un despiste involuntario, y sería aventurado y probablemente injusto y ofensivo suponer que los convocantes se proponían sacar partido de fecha tan significativa. No perderían nada trasladando la protesta callejera a otro día.
La cosa es que a las asendereadas víctimas no les faltan motivos para estar disgustadas. El presidente Sarkorzy en discurso electorero, ha abogado por el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco. Terció en un asunto complicado y espinoso, y no acertó en el tercio que bien podría atribuirse a un lamentable «flatus vocis» electoral. No se ganó la voluntad de la izquierda aberzale que lo zarandeó a modo, en Bayona y las víctimas del terrorismo etarra se han manifestado indignadas y ofendidas. Menos mal que el Gobierno español no ha dudado en darle pronta y rotunda respuesta: No se modificará la política penitenciaria si ETA no se disuelve. Lo que está por ver. En todo caso, a las víctimas les habrá traído algún consuelo la promesa aparentemente firme del Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine