La polémica que está actualmente llenando páginas de periódico es la negativa de algunos comerciantes a la peatonalización de una parte de la ciudad cuando se están terminando las obras de pavimentación de la calle San Torcuato y otras que confluyen en ella. Siempre que en Zamora se ha hecho algo parecido se han oído voces contrarias. El ejemplo de Santa Clara es claro con la intensa campaña en contra a su peatonalización en los años 80 y sin embargo el resultado ha sido ciertamente beneficioso para todos.

Y esto no es nada nuevo. Viajen a ciudades cercanas como Oviedo, León, Salamanca o Burgos y vean como tienen el centro comercial peatonal.

Ahora los comerciantes se vuelven otra vez críticos con la medida. Dicen que "él que pasea no compra" ¿Cómo?. ¿Quiere decir esa frase que para comprar zapatos, bragas o regalos hay que hacerlo en coche como si fuera el menú Mc Auto de una hamburguesería? El Ayuntamiento debería pagar a ciertos comerciantes un viaje a Salamanca un sábado por la tarde para ver las calles céntricas abarrotadas de gente, todo el comercio abierto y sin coches.

El problema, dicen, es la falta de aparcamientos y sin embargo a cinco minutos del centro se encuentran dos el de La Marina con una ocupación alta y el de San Martín vacío. Tenemos que tener el aparcamiento a la puerta de nuestro comercio, ¡es mucho andar 300 metros!, no se tarda ni cinco minutos desde el aparcamiento de San Martín a la plaza Sagasta que, actualmente, es el centro donde gira la polémica.

Por otro lado, dicen que el 70% de la Asociación de comerciantes no quieren que el eje San Andrés-San Torcuato sea peatonal. Pero ¿qué dicen los peatones que no tienen una asociación que les ampare? Nosotros, peatones, sí queremos una zona peatonal y además pensamos que son más ventajas que inconvenientes y las pasadas fiestas de Navidad así lo han corroborado con una calle San Torcuato con tanta gente como nunca se había visto. Padres con niños sin preocuparse del paso de vehículos, niños solos jugando, ancianos paseando tranquilamente sin que nadie les toque el claxon e incluso gente comprando. Y también los paseantes necesitaríamos, no solamente zonas peatonales, sino comerciantes audaces y comercios modernos, ya que algunos parecen hechos antes de la guerra del 14.

Como decía antes, las ciudades de nuestro entorno han eliminado el coche del centro y cada cierto tiempo crean una nueva zona peatonal. No seamos nosotros tan cerrados y aprendamos de los que nos preceden haciendo las ciudades más habitables.

Una solución para el Mercado

Pero si fuese necesario (¿?) hacer un aparcamiento en el centro, una solución podría ser un aparcamiento subterráneo en las calles y plazas que rodean el Mercado de Abastos. Podría ser la solución para el comercio del centro y para los comerciantes del Mercado. Si se quejan estos comerciantes que la gente compra en los Centros Comerciales por el aparcamiento y la facilidad de llevar el carro con la compra al coche, ¿Por qué no se hace lo algo parecido? Un aparcamiento desde el que se pueda acceder por medio de escaleras o rampas mecánicas a las plantas del mercado o directamente a la planta baja con la posibilidad de llevar la compra a nuestro coche.

Además las furgonetas de reparto podrían aparcar en el mismo y llevar sus mercancías con sus carretillas sin necesidad de hacerlo desde la calle. El acceso no sería necesario hacerlo en la misma plaza sino desde el aparcamiento de La Constitución comunicando subterráneamente al del Mercado.

Un buen proyecto técnico y las técnicas constructivas actuales lo permiten.