Desde la ciudad de Los Condes y capital de Los Valles, con lejanas raíces históricas de títulos nobiliarios de rancias soleras y de relaciones y hermanamientos, nos llega la noticia de que se va a celebrar el primer festival de máscaras de carnaval conjuntamente con las tierras trasmontanas, esas que nos llaman constantemente y nos esperan ahí tras La Carballeda y la Sanabria baja.

Este primer concurso de máscaras supone reabrir sendas y caminos para afianzar definitivamente algo que un día muy lejano se rompió y que es muy posible, soy optimista, ha llegado el momento de volver a unir.

Tras os Montes encierra una inmensa riqueza folclórica, etnográfica, antropológica, como ustedes quieran tratar, cuyos matices constituyen auténticas variantes, que en muchos casos han tenido un origen común y las costumbres, las formas de vida y las corrientes distintas y su influencia le han dado un carácter muy definido pero siempre atractivo e interesante porque va perfectamente sincronizado con sus formas de vida, costumbres y ambiente, en el cual la geografía y las formas de vida han jugado un papel importante.

Quiero recordar en esta ocasión, al que fue Padre Mouriño, celoso y tenaz recopilador y a la vez estudioso de todos y cada uno de los valores, comenzando por el Concejo de Miranda do Douro y terminar hasta donde llegaron sus fuerzas por todo el trasmontano portugués. Lastima grande que a tan eficaz como minucioso investigador de todo lo que desde los primeros pobladores hasta sus días se levantó y desarrolló en esas tierras del Norte del Duero, nunca recibió ayudas significativas y hoy sus publicaciones constituyen auténticas fuentes de consulta.

Quede en estas breves líneas el recuerdo más respetuoso y afectivo para su recuerdo con quien compartir en el VIII Centenario de la Fundación Cisterciense de Alcobas en aquel Primer Congreso Internacional sobre Defensa del Patrimonio Histórico Artístico y Cultural en mayo de 1978. También en las actas de aquel movido y célebre Congreso hay datos y referencias que bien pueden aportar referencias importantes pues entre sus secciones se trataron temas de gran importancia.

Enlazar Los Valles con las tierras de Miranda y de la capital de los distritos, Braganza y Vila Real sin olvidar Mirandela y toda esa rica comarca del Plan Alto Mirandés. Las aportaciones conjuntas pueden constituir una auténtica revelación cultural de primer orden que la noble ciudad de Los Condes, después de este primer proyecto, no dejara escapar y servirá como puente hacia otras iniciativas conjuntas. Otros temas y otras perspectivas, que habrá que fomentar, cuidar y ampliar en la medida de lo posible para adquirir esa unidad y esa entidad que hace los pueblos fuertes, seguros y estables, además de hacerlos respetar por todos, según sus posibilidades y sus fuerzas.

Es de gran satisfacción ver cómo se promocionan y se fomentan estas iniciativas que acercan, suman y crean expectativas, siempre positivas y sólo cabe una honda y efusiva felicitación hacia quienes la han hecho posible. Que la alegría del Carnaval sea el preludio de la alegría de una colaboración permanente y definitiva entre Los Valles y Los Montes.