Después de casi un año de guerra mediática, Bertín Osborne y Gabriela Guillén firmaban la paz. El cantante y la modelo sorprendían este pasado miércoles con la emisión de un comunicado conjunto en el que Bertín reconocía su responsabilidad como padre del hijo de Gabriela. Sin embargo, aunque el mensaje era muy claro y significaba, en cierto modo, enterrar el hacha de guerra, no respondía a todas las incógnitas que se han generado durante todo este tiempo, que han sido muchas. Así, si era el propio Osborne el que se ponía el jueves delante de los micrófonos de la prensa para hablar del tema y zanjar alguna que otra cuestión, Gabriela Guillén hacía lo mismo el viernes. Eso sí, a través de la periodista Raquel Arias.

 La colaboradora del programa ‘Así es la vida’, exponía en televisión la versión de la empresaria, con la que mantuvo una conversación de 6 horas. “Se ha cuestionado muchas cosas de Gabriela, creo que merece muchos perdones”, empezaba relatando la periodista asegurando que “por fin llegó el momento de la verdad” y que, aunque “ahora Gabriela está tranquila”, realmente “siempre lo ha estado”, incluso con las dificultades que ha habido para alcanzar la situación actual de entendimiento, que ha sido muy larga y compleja.

“El acuerdo no se hace de un día para otro”, explicaba Raquel Arias destacando la importancia en todo el asunto de El Turronero. “Ha estado tanto con Gabriela como con Bertín porque es amigo de ambos y al final hay un menor en medio que es el que necesita el cariño de un padre y una madre”, contaba en directo. “Gabriela en ningún momento lo ha dudado o se ha opuesto para ello. Por eso ella está feliz de haber llegado a este acuerdo que, obviamente viene de días y semanas previas”, añadía la colaboradora de Telecinco desvelando más detalles sobre la firma del comunicado: “El acuerdo se firmó el martes 11 por la tarde-noche”, anunciaba. “Bertín fue la primera persona que firmó y Gabriela la última. No coincidieron en ningún momento. Fue todo por separado”, anunciaba.

Sigue la demanda

Eso sí, aunque aseguraba que Gabriela sabía que el comunicado se iba a hacer público, la rapidez con la que sucedió, le sorprendió. “Sabía que iba a salir pero a lo largo de la semana, no en menos de 24 horas. Le pilló por sorpresa”, reconocía Raquel transmitiendo el pensar de la modelo que también quería dejar claro que “no se han realizado ninguna prueba de paternidad y que las imágenes del 20 de mayo en el laboratorio se debían a unas pruebas para diagnosticar una posible infección de orina”. “Ellos actualmente tienen cita. Después de este acuerdo Bertín lo que quiere es paralizarlo demostrando que es el padre del hijo. Eso sería un allanamiento del proceso y quedaría paralizada”, explicaba la colaboradora de ‘Así es la vida’.

 No obstante, “Gabriela no ha retirado la demanda de paternidad en ningún momento porque ella estaba segura de quién es el padre de su hijo”, afirmaba la periodista. “Ha estado esperando los tiempos que corresponden y está todo en manos del juez", agregaba develando también que “no existe ningún pacto de silencio entre Gabriela y Bertín”. Un Bertín que, por cierto, aún no conoce a su hijo. "Todavía no lo conoce. Doy por hecho de que alguna foto sí que ha visto de su hijo, pero un encuentro como tal todavía no”, confesaba Arias que explicaba finalmente los siguientes pasos del proceso: “Después tocaría ir al registro civil, donde ya se manifiesta de que bertín es el padre de su hijo, y pondrán los apellidos”.