Jesús Calleja es un aventurero que está acostumbrado a poner su cuerpo al límite. Ha escalado las más altas montañas, se ha bañado con tiburones blancos y ha vivido la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull, pero esta maratón en Etiopía le llevó al extremo.

Preparándose en escasamente un mes, el leonés tenía que hacer frente a este gran reto. A pesar de que los expertos aconsejen entrenarse un mínimo de tres meses, Jesús solo tenía un mes. Mucho esfuerzo y sacrificio, hizo que el aventurero luchase contra su mente para terminar estos 42 km.

A los 36 estuvo a punto de retirarse pero gracias al apoyo del pueblo etiope logró su hazaña: "Es una de las cosas que he hecho en mi vida que más me ha emocionado. En ningún lugar si te ven correr se calientan y se ponen a correr contigo", confesaba ante las cámaras de Cuatro.

Un desafío superado que le pone en la pista del siguiente al que tendrá que enfrentarse.