Elaborar listas de destinos de viaje nunca ha dejado de ser controvertido. Cada persona tiene sus preferencias para sus vacaciones, en función de sus gustos y aficiones y, por supuesto, de su presupuesto. Sin embargo, nunca están de más esas clasificaciones que nos recuerdan los lugares sobre cuya belleza existe un consenso casi global a lo largo y ancho del planeta.

Hemos elegido diez. Desde Machu Picchu a París, pasando por Venecia, Camboya o Bora Bora, enumeramos destinos para encontrarnos con algunos de los monumentos más espectaculares levantados por el ser humano, lugares para sentirse en el paraíso y olvidarse de todo o ciudades para deleitarnos explorando su historia y sus calles hasta el último rincón. Son estos:

Machu Picchu

Una imagen de Machu Picchu, en Perú. ShutterStock

La ciudadela inca de Machu Picchu, imagen internacional y encarnación de la identidad peruana, es uno de los grandes polos de atracción para los viajeros de todo el mundo. Hasta la montaña del antiguo poblado andino sube cada año unos 800.000 visitantes. Construida a mediados del siglo XVI, está considerada una obra maestra de la arquitectura. En 2007 fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Venecia

Una persona disfrazada cerca de la plaza San Marcos de Venecia. ANDREA MEROLA

Venecia es otro de los iconos del turismo mundial. La ciudad de los canales, con sus bellos puentes y edificios y su luz cautivadora es un destino imprescindible para millones de viajeros de todo el planeta y uno de los lugares más románticos. Además de su estructura única, Venecia rebosa patrimonio artístico en sus construcciones, calles, plazas y museos. Perderse sin ruta por sus callejuelas y puentes o explorarla en góndola son dos de las mejores maneras de conocer la ciudad.

Angkor Thom (Camboya)

Angkor Thom (Camboya). Diego Delso

Camboya ya no es hoy un destino tan remoto como podría parecerlo hace unas décadas, y eso permite que un número creciente de viajeros lo elija en sus vacaciones. El templo de Bayón y las caras sonrientes de los templos de Angkor constituyen quizás su principal icono turístico. Este complejo cargado de magia, construido en el siglo XII, es una joya de la arquitectura, con sus torres en las que llaman poderosamente la atención las caras de buda esculpidas en la piedra.

Bora Bora

Bora Bora.

Bora Bora es un atolón de la Polinesia Francesa, en Tahití, que se ha convertido en un referente del turismo que busca lugares paradisíacos para huir a las antípodas de la rutina del día a día. Los espectaculares colores de su mar y su arrecife han enamorado a muchos viajeros. Al calor de este turismo, han surgido resorts de lujo, como los de cabañas sobre el mar, en los que se puede disfrutar al máximo de la belleza de ensueño del paisaje inigualable de este destino.

Santorini

Santorini (Grecia).

Santorini, en Grecia, es otro de las islas más apreciadas por los viajeros. Su espectacular belleza geológica, que se configuró por una gigantesca explosión volcánica, sirve de asiento para poblaciones de una bellísima arquitectura popular. Sus casas encaladas y cúpulas azules son reconocidas en todo el mundo. Santorini es un lugar diferente, rebosante de luz y tranquilidad, pero también claramente caracterizado por su ambiente mediterráneo.

Granada - Alhambra

Archivo - La Alhambra, en imagen de archivo FERMIN RODRIGUEZ / FERMIN RODRIGUEZ - Archivo

La Alhambra de Granada es el monumento más visitado de España. El complejo, referente de la arquitectura y el arte musulmán, está considerado el mejor palacio árabe del mundo y uno de los monumentos más espectaculares del planeta. La corte del Reino nazarí creó un espacio para el disfrute de los sentidos en el que la armonía y el refinamiento del diseño y la decoración de la civilización musulmana alcanzaron cotas de perfección casi inigualables.

Petra

Petra, Jordania.

Petra, en Jordania, es una de esa maravillas que el ser humano ha sido capaz de levantar para que las generaciones futuras puedan seguir admirándola a lo largo de los siglos. Esta ciudad excavada directamente en la roca, forma parte de las llamada nuevas siete maravillas del mundo moderno. Su historia se remonta al siglo III a.C., como capital de los nabateos. Los templos más conocidos hoy son de época romana. Posteriormente se añadieron elementos barrocos, que destacan espectaculares sobre la piedra.

Gran Muralla China en Mutianyu, Pekín

Gran Muralla China.

El tramo de Mutianyu es uno de los mejores para contemplar la magnificencia de la Gran Muralla China, una de las obras más impresionantes levantadas por el hombre en todo el mundo. Este sector se encuentra a unos 70 kilómetros de Pekín, pero probablemente no sea la más concurrida. Esta sección de la muralla tiene su origen en el siglo VI, aunque fue reconstruida por la dinastía Ming, entre los años 1400 y 1600.

Roma

Dos personas con mascarilla junto al Coliseo en Roma ANDREA RONCHINI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Roma, la ciudad eterna, atesora en su patrimonio artístico un mundo casi imposible de inventariar y explorar. La visita a la capital de Italia termina inevitablemente con la sensación de no haber podido disfrutar completamente de sus innumerables tesoros, testigos de una historia que abruma en forma de monumentos, desde las grandes obras de los romanos a las espectaculares joyas del Renacimiento. Aquí, a creatividad humana ha alcanzado cotas de superación inigualables.

París

Te puede interesar:

La Torre Eiffel reabre al público tras ocho meses de cierre por la pandemia

De la ciudad eterna a la de la luz. París es una ciudad para recorrer con mucho tiempo, pasearla y disfrutar de todas sus posibilidades. La capital de Francia se conoce en sus museos, en sus monumentos, pero también en su historia, sus escenarios, sus tiendas o sus cafés. Pocas cosas nos dejan indiferentes, como sus principales puntos de interés turístico: la Torre Eiffel, la Bastilla, la Ópera de Garnier, Notre-Dame, los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo o los barrios de Montmartre o Montparnasse.