Una pareja feliz, una triste realidad y tres días por delante. Ambos han alcanzado los cuarenta al tiempo que han perdido todo. Desahuciados y con nada en la mochila, se ven condenados a iniciar un particular vía crucis que los introduce en los tres peores días de sus vidas. Y en medio de estos tres días la suerte – o la desgracia – les pone ante sí una tabla de salvación. A partir de ahí la locura se desencadena: Tienen que salvar su techo, pero también tienen que salvar su conciencia. ¿Será posible tapar sus agujeros sin abrir nuevos huecos?, ¿será posible salir airoso de las tres jornadas más locas de sus vidas?, ¿será posible engañar a un sistema programado para que la banca siempre gane?