En el año 1897 el sociólogo francés de origen judío, Émile Durkheim, publicó “El Suicidio”. Este clásico de la sociología impulsó la naciente disciplina y fue la primera ocasión en la que se superaron prejuicios morales y se trató de comprender las causas sociales, ambientales y religiosas que afectan a este fenómeno social. Más de un siglo ha transcurrido desde que esta obra viese la luz y el suicidio sigue siendo un tema tabú en nuestras sociedades. Aprovechando la reciente celebración del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, realizaremos un balance sobre los efectos que la irrupción del coronavirus ha tenido en las cifras de suicidio y en sus condicionantes.

Las sesiones se desarrollarán a modo de diálogo entre los asistentes, en las que se introducirán ideas y conceptos desde una óptica interdisciplinar sobre aspectos de las culturas y sociedades actuales.

Los abordajes se realizarán desde la óptica antropológica, que se enfrenta a la inconmensurabilidad social y cultural desde los parámetros de lo heterogéneo, diverso y plural, y que observa lo cultural como un proceso vivido/cambiante de las prácticas y discursos locales dentro de las complejas interconexiones globales.

El espacio de diálogo Punto de fuga tiene como objetivo establecer un foro presencial de pensamiento en torno a cómo los individuos y los grupos sociales fraguamos nuestro deambular en la modernidad tardía, cómo nos desenvolvemos en los cruces culturales contemporáneos.

Angel A. Nieto Felipe (sociólogo y politólogo), Javier Lena Sánchez (historiador) y Omar García Temprano (filósofo) canalizarán Punto de fuga, propondrán para cada sesión una lectura básica sobre la que empezar a trabajar en cada sesión. Asimismo, dejaremos en la web otros textos, artículos o libros para todos aquellos que deseen profundizar en la temática abordada.

Estos diálogos para moverse en la posmodernidad –siempre acompañados de café o té– tendrán lugar en miércoles alternos, dejando así el tiempo necesario para la lectura y la reflexión.