El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha dejado claro este lunes que el Gobierno es "legítimo" pero no así su comportamiento, al pactar con independentistas y formaciones que "impugnan" el sistema y no han sido elegidos por el "pueblo español".

Durante la clausura de unas jornadas parlamentarias organizadas por el PP en el Congreso sobre las garantías del Estado de derecho, y dos días después de la manifestación en Madrid contra el Gobierno de Pedro Sánchez apoyada por Vox, Cs y PP y en la que se cuestionó la legitimidad del Ejecutivo, Feijóo ha señalado que "es apropiado hablar de un gobierno legítimo, pero con comportamientos que no lo son tanto".

Tras insistir en que si el PP llega a la Moncloa volverá a aprobar el delito de sedición, recientemente derogado por el Ejecutivo de coalición, el presidente del PP ha añadido que hasta la llegada del "sanchismo existía un espacio común entre el PSOE y el PP donde había un respeto al Poder Judicial, al Tribunal Constitucional y al proceso legislativo".

"Quienes impugnaban el sistema estaban al margen de ese eje político PSOE y PP, que preservaba el fondo y la forma de la democracia representativa. Ahora los impugnadores están en el Gobierno o son los aliados predilectos del Gobierno. Y esta posición privilegiada no se debe al respaldo del pueblo español", ha incidido.

Feijóo ha puntualizado que esta "distorsión" es la que hace que haya una "anómala", debida a que el comportamiento del Gobierno "no cuenta con el referendo electoral, con el mandato de las urnas".

En este sentido, ha incidido en que España no es una excepción en cuanto a otros países donde existen fuerzas antisistema, pero "en cambio nuestra nación sí es una anomalía" en cuanto al "comportamiento de los lideres actuales del PSOE".

"Ninguna socialdemocracia europea ha asumido la hoja de ruta del populismo; tampoco ninguna socialdemocracia europea ha incorporado las pretensiones de quienes quieren fragmentar el Estado. No hay nada similar en Europa ni tampoco existen precedentes en el socialismo español desde el establecimiento de la democracia", ha recalcado.

Para el líder del PP, la causa de la degradación institucional no está en un agotamiento político nacido de la Transición. "Es una falacia similar a la de quienes señalan que la democracia está en crisis, por el mero hecho de que existan fuerzas antisistema".

Feijóo ha arremetido contra Sánchez porque quiere "romper el equilibrio de poderes en beneficio de un Gobierno insaciable, alérgico a los controles y a las críticas".