A la ministra de Igualdad le preocupa el devenir de la ley trans después de que el PSOE haya registrado enmiendas que tocan el "corazón" de la ley, la autodeterminación del género para menores de 16 años. Ante esta situación, Irene Montero se ha puesto en contacto con su socio para pedirle que retire esas enmiendas y ha asegurado que se lo seguirá pidiendo.

"Quiero mandar un mensaje claro y rotundo a las niñas y los niños trans y también a las familias que pelean por sus derechos y es que nos vamos a dejar la piel para mantener la ley como está y por tanto esas infancias trans puedan ver reconocidos sus derechos, tal y como nos mandata el Tribunal Constitucional", ha declarado la titular de Igualdad a su salida de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

El pasado viernes, el PSOE hizo público el contenido de sus enmiendas a la ley trans. A pesar de que su portavoz parlamentario, Patxi López, se había comprometido a que el partido no tocaría la autodeterminación del género, finalmente ha presentado enmiendas para obligar a los menores de 14 y 15 años a obtener una autorización judicial para cambiar su mención del sexo en el Registro Civil.

Argumentan los socialistas en sus enmiendas que es necesario "establecer mayores garantías desde el punto de vista del interés superior del menor para la rectificación registral de la mención relativa al sexo de quienes tienen menos de 16 años". El proyecto del Gobierno exigía esa autorización judicial para los menores de 12 y 13 años, pero permitía la autodeterminación a los chicos y chicas de 14 y 15 años siempre que contaran con el consentimiento de sus progenitores.

La ministra de Igualdad se ha pronunciado este miércoles por primera vez desde que el PSOE registrara las enmiendas y no ha dudado en reconocer que está "enormemente preocupada por esas enmiendas" y ha contado que así se lo ha hecho saber al socio de Gobierno.

"Han incumplido su compromiso de tocar el corazón de la ley trans que yo pacté con Carmen Calvo, en ese momento la vicepresidenta primera del Gobierno, referido a la libre determinación de la identidad de género, para personas mayores de 18 y tb para niños y niñas trans. Les he pedido y les seguiré pidiendo que retiren esas enmiendas que afectan al corazón de la ley que ya está pactada ", ha denunciado.

La ministra ha asegurado que va a trabajar "con la mayoría feminista del Congreso para intentar que la ley salga antes de que acabe el año y sin un recorte en derechos". Este miércoles se cierra el plazo de enmiendas del citado proyecto de ley.

Montero ha solicitado respeto para la infancia trans y mucho cuidado para no estigmatizarla ni cuestionar su identidad. "Pediría por favor que no cometamos la crueldad de poner en el centro del debate a las infancias trans (...). Bastante sufrimiento tienen los niños y las niñas trans: sufren discriminación, violencia, incomprensión en sus entornos escolares, también en sus familias y entornos más directos", ha incidido.

Ese debate afectaría negativamente sus vidas, ha advertido, y ha recordado que constituyen la "parte más vulnerable" que la ley trans pretende proteger.

"Nos vamos a dejar la piel para que la ley trans salga adelante", ha prometido.