Una de las alianzas más discretas del Congreso es la que forman Unidas Podemos, ERC y EH Bildu. Aunque es el grupo socialista el que capitaliza las negociaciones legislativas, este tridente funciona en segundo plano. A veces, en la sombra. En más de una ocasión, la labor de mediación de “los morados” ha ayudado a desatascar una enmienda aquí y un trámite allá. 

La alianza reluce con intensidad en los tragos más amargos del PSOE, aquellos en los que prepondera “la visión de Estado”. La expresión la usan con tono peyorativo las tres organizaciones cuando algunas de sus pretensiones chocan con el muro que han cimentado socialistas y populares, según dicen. Los ejemplos más claros son los intentos sucesivos de investigar al rey emérito por la fortuna hecha durante su reinado y tras su abdicación. No ha habido suerte. Aunque en la Mesa superen el escollo, en la Junta de Portavoces caen una y otra vez. 

Es sencillo: los grupos registran sus propuestas para crear comisiones de investigación, los letrados las analizan y dan el “ok” o el “stop”, los nueve integrantes del órgano de gobierno del Congreso (la Mesa) deciden si se califica o se rechaza la propuesta, casi siempre en función del criterio de los servicios jurídicos, y la petición pasa a la Junta de Portavoces de la semana siguiente. Aquí es donde se perfilan los órdenes del día de los plenos, entre otros asuntos. Para ello, los grupos funcionan por mayorías: si la mayoría acepta, el asunto se debatirá; si la mayoría no acepta, el asunto decaerá. Esto último, justo esto, es lo que ha sucedido con esos temas en los que impera “la visión de Estado” del Partido Socialista. El muro del que hablan en Podemos, ERC y Bildu.

El PSOE suele conseguir sus propósitos en el 90% de los casos. Las excepciones retumban como derrotas. Antes del verano, los socialistas no pudieron evitar que el presidente, Pedro Sánchez, compareciera de nuevo para abordar la remozada relación con Marruecos, tras la visita a Rabat dos meses antes. En la Junta de Portavoces venció “otra” mayoría.

Nueva temporada: nuevos envites

Fuentes de la Mesa han informado a El Periódico de España, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, que los letrados han dado su conformidad a las calificaciones, y por tanto tramitaciones, de tres propuestas de comisiones de investigación. Las tres registradas por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu, y en algunos casos, además, otras formaciones minoritarias de la Cámara.

La a priori peliaguda es la que quiere arrojar luz a las presuntas vulneraciones de derechos humanos de los migrantes que procuraron saltar la valla de Melilla a finales del pasado mes de junio. Las autoridades marroquíes actuaron con contundencia. Fuentes oficiales cifraron las víctimas en 23 y organizaciones civiles aumentaron el número a casi 40.

Una semana después de lo sucedido, se reunieron diputados de Unidas Podemos, ERC, EH Bildu y Grupo Plural (Compromís, en concreto, por medio de Joan Baldoví) con organizaciones de derechos humanos. De ahí salió el registro de la petición de comisión de investigación. Saber un número preciso y veraz de fallecidos, conocer qué trato dio la policía española a los que saltaron la valla y averiguar si la actuación de la gendarmería marroquí contó con alguna clase de ayuda (financiera incluso) del Ministerio de Interior constituyeron los objetivos de la propuesta.

Los servicios jurídicos no han visto impedimentos para que la propuesta la estudie la Junta de Portavoces. También han recordado en su breve comentario que la comisión, si se formalizara, podrá requerir las comparecencias que sus miembros acuerden. La Mesa, que se reunirá este jueves, seguramente secundará el criterio de los letrados. Lo que haga la Junta de Portavoces la semana próxima es otro cantar. El PSOE, cuando sus aliados registraron la medida, se reservó una posición. El PP, aunque a favor de más explicaciones, está en contra del formato de la comisión de la investigación. En consecuencia, el destino de la propuesta está escrito. O parece escrito.

Otras dos comisiones que previsiblemente se discutirán llevan las firmas de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu. Una, igualmente con las rúbricas de BNG, PDeCAT y Compromís (los tres en el Grupo Plural), se propone investigar la creación de una trama de noticias falsas alentadas por la denominada “cloaca policial”, es decir, por el excomisario Villarejo y otros antiguos cargos de la fuerza de seguridad. Esas informaciones “fake” buscaron, según los firmantes, derrumbar la imagen de Podemos e interferir en procesos electorales. Su suerte parece echada también porque ni PSOE ni PP están por la labor de sumar ésta al ya nutrido listado de comisiones.

Y la tercera es la que se refiere al caso “Uber Files” que destaparon varios medios, el diario El País entre ellos. Según la documentación filtrada, procedente de la propia compañía, la empresa tenía previsto desplegar toda una planificación de presión y sortear leyes para asentarse en nuevos mercados. Unidas Podemos tomó la iniciativa y contó con los apoyos de ERC y EH Bildu para formalizar el registro.

Así que la Mesa que se reunirá este jueves tendrá en su orden del día estas tres propuestas. Serán tres calificaciones. Vendrá luego la disputa política de la Junta de Portavoces, en donde volverá a actuar ese frente común discreto y susurrante que en su momento forjó Pablo Iglesias y que mantienen Irene Montero e Ione Belarra en otros niveles. Frente que, previsiblemente, volverá a dar que hablar.