El color naranja ha teñido Madrid este domingo. Más de 100.000 personas, según la Delegación del Gobierno (400.000, según los organizadores), han tomado las calles de la capital para protestar por la situación del mundo rural ataviados con chalecos naranjas y bajo el grito de 'Juntos por el campo'. Ante las puertas del Ministerio de Transición Ecológica, dónde ha finalizado la manifestación que comenzaba a las 11 de la mañana ante la madrileña estación de Atocha, los representantes de las asociaciones convocantes han advertido al Gobierno de coalición de que tomarán medidas "más drásticas" si no se escuchan sus demandas. 

"Hoy hay que decirle al Gobierno dos o tres cosas: que nos respeten, que no nos insulten, que tenga valor nuestras tradiciones, nuestra cultura y que atienda lo que está pidiendo el campo español en Madrid", ha sentenciado el presidente de ASAJA, Pedro Barato, en un escenario instalado en el centro del Paseo de la Castellana, en la plaza de San Juan de la Cruz. Barato ha lanzado una advertencia al Ejecutivo: "Esto no ha terminado aquí. Comienza aquí la defensa del sector agrario y cinegético. O hay medidas o tomaremos contramedidas más drásticas". Sus palabras han sido recibidas por los asistentes con gritos de "Si esto no se apaña, caña, caña, caña"

El presidente de la Oficina Nacional de la Caza, Felipe Vegue, ha insistido en este aviso al Gobierno de coalición: "Madrid sabe de lo que somos capaces, pero no nos conocen todavía". Entre abucheos al Ejecutivo auspiciados por los organizadores, el secretario general de COAG, Miguel Padilla, se ha mostrado más conciliador y ha asegurado que la movilización, que ellos tasan en 400.000 asistentes, supone un buen golpe que "se va a reflejar". "Tenemos que ser optimistas y esto va a servir para algo", ha dicho. El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha coincidido y ha señalado que "esto es un toque de atención muy fuerte hacia el Gobierno y hacia todas las instituciones".

17

La protesta del campo por los precios, en imágenes Agencias

Autobuses gratuitos

La mayoría de los participantes han llegado en autobuses gratuitos desde todos los puntos de España. El ambiente, en muchos momentos festivo, no ha ocultado el enfado de los manifestantes que portan pancartas con lemas como 'La supervivencia del campo es la de todos', 'Sin regadío, no hay vida' o 'Cazar es proteger'. La marcha ha ido precedida por una decena de tractores. 

Ya en el inicio de la marcha, el secretario general de COAG, Miguel Padilla, resumió las demandas del sector en cuatro puntos: "intervenir el precio de la energía y de los combustibles'; un "plan de choque urgente y contundente" para el campo; la "flexibilizacion de la PAC" (Política Agraria Común, de la Unión Europea); y que se ataje la especulación que se está.produciendo en torno a algunos productos.Todas estás demandas las defenderán a lo largo de un recorrido de más de 4 kilómetros de distancia, hasta las puertas del Ministerio de Transición Ecológica, recorriendo la arteria principal de Madrid, por el paseo de La Castellana.

A la manifestación han acudido dirigentes del PP y de Vox. La coordinadora general de los populares, Cuca Gamarra, ha demandado al Ejecutivo "soluciones y no ideología". "El campo hoy lanza un SOS y el PP está aquí porque lo escuchamos, lo atendemos y queremos decirles que son necesarias medidas ya y nosotros estamos dispuestos a adoptarlas", ha dicho, antes de señalar que "los problemas de los españoles han dejado de ser los problemas de Sánchez". Para el líder de Vox, Santiago Abascal, "hace mucho tiempo que el Gobierno debe dimitir y debe convocar elecciones, no solo por el modo en el que ha tratado el mundo rural, sino absolutamente por todas sus políticas, por el pacto con aquellos que son los enemigos de la Constitución y de la nación".

Las reivindicaciones

La movilización lleva convocada meses. El descontento del mundo rural viene de largo. Primero, la pandemia tenso a ganaderos y agricultores; después, llegó la sequía que viene padeciendo España cada vez más acuciantemente; y ahora este sector es uno de los más afectados por la guerra de Rusia. La subida de los precios de la gasolina les afecta directamente, pero, además, Ucrania es uno de los principales exportadores tanto de pienso como de abono, lo que provocará un encarecimiento de ambos productos.

'20M Rural juntos por el campo' es el eslogan escogido para la concentración, convocada por las asociaciones mayoritarias de la agricultura y ganadería -la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA)-, pero también de la caza -la Real Federación Española de Caza- o cooperativas agroalimentarias. Todas ellas secundan un manifiesto "en defensa de la agricultura y la ganadería, de la caza, de nuestro campo y su cultura y tradiciones".

Te puede interesar:

Este documento, que consta de 18 demandas, arranca con una petición que se entrelaza con las exigencias de la España vaciada: "adecuados servicios sociales y sanitarios en el medio rural" y "planes educativos, formativos y de empleo". Después reclaman la aplicación de la Ley de la Cadena Alimentaria, aprobada en diciembre de 2021 y que prohíbe la venta a pérdidas; la reestructuración de la Política Agraria Común (PAC); una normativa laboral que permita la temporalidad "intrínseca del sector agrario"; la reducción de la tarifa eléctrica e inversiones en obras hidráulicas.

El manifiesto incluye hasta cinco puntos relacionados con la caza entre los que se encuentra la retirada del lobo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE), lo que impide su caza; recuperar la caza en los Parques Nacionales; "la defensa de la caza ante las políticas ecoanimalistas de Europa" que prohíben el plomo; o la retirada del proyecto de ley de Protección y Derechos de los animales y que no se incluya en el Código Penal la modificación que hace extensible el maltrato animal a todos los vertebrados.