Con una nota hecha pública la noche de este domingo, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí ha dado por el momento por suspendida la Operación Paso del Estrecho para este verano. La nota no cita expresamente a España, pero anuncia que el país se abrirá a la recepción de emigrantes marroquíes que quieran volver de vacaciones en barco "a partir de los mismos puntos de tránsito marítimo que el año pasado conforme a las mismas condiciones sanitarias".

O sea, podrán recalar en Marruecos en ferrys procedentes del puerto italiano de Génova o del francés de Sète, pero no del puerto de Algeciras, que queda excluido, como también los de Málaga, Motril, Ceuta y Melilla, habitualmente implicados en este movimiento y que no recibirán este año el tránsito de 3,3 millones de magrebíes. Son los que cada año integraban la Operación Paso del Estrecho, que el gobierno marroquí llama 'Operación Marhaba'.

Marruecos comunica esta decisión a una hora muy desacostumbrada para la emisión de sus notas por canales oficiales, y en pleno impasse de la crisis que le enfrenta con España.

Este es el segundo verano en que este tránsito multitudinario de inmigrantes no se desarrollará en España. En 2020, los gobiernos de ambos países decidieron la suspensión de la operación, pues Marruecos no se encontraba en condiciones sanitarias de reabrir unas fronteras que había cerrado en marzo, con el inicio de los confinamientos por la pandemia.

La suspensión de la operación supone para las gasolineras y comercios y bares de la ruta, desde Portbou e Irún hasta Andalucía, dejar de ganar un mínimo de 1.150 millones de euros.

Espacio aéreo abierto

Marruecos ha anunciado también esta noche la reapertura parcial de su espacio aéreo, cerrado por la pandemia, para el próximo martes 15 de junio y de cara a la temporada estival. En este caso no se hace mención de ningún punto de origen, solo a los vuelos "de o hacia el Reino de Marruecos".

Rabat emprende la reapertura de los aeropuertos a vuelos comerciales con importantes restricciones sanitarias. Sus ministerios de Sanidad y Exteriores -esta última cartera comprende también los asuntos de marroquíes emigrados- han anunciado que se crearán dos listas de países, la lista A y la lista B, según han aconsejado sus expertos en salud.

Las listas pueden variar según evoluciones la pandemia. En la primera, que incluye a España, están todos los países con indicadores de buen control de los contagios. La segunda tiene a 74 países, entre ellos Irán, Irak, Vietnam, Cuba, Argelia, Argentina o Venezuela, y todos aquellos "sin estadísticas precisas" de extensión local del coronavirus.

En los vuelos provenientes de países de la lista A, sus pasajeros podrán acceder a Marruecos si poseen un certificado de vacunación o una PCR negativa de menos de 48 horas antes de su ingreso en el país.

A los nacionales o marroquíes residentes en países de la lista B se les exigirá permiso especial de Rabat, la PCR de menos de 48 horas de antigüedad y una cuarentena de diez días al llegar.