Dos estados de alarma en solo siete meses. España regresa de nuevo a esta situación después de que el Gobierno haya convocado para este domingo un Consejo de Ministros extraordinario a petición de una decena de ejecutivos autonómicos -Castilla y León no está entre ellos- con el objetivo de contar con la cobertura jurídica suficiente para endurecer las restricciones de movilidad.

El nuevo estado de alarma permitiría declarar el toque de queda nocturno sin que los jueces pudieran poner ninguna pega y el mando seguiría en manos de la comunidades autónomas.

En torno a las 11 horas de este sábado ya le habían pedido que diera este paso País Vasco, Cataluña, Cantabria, las comunidades gobernadas por el PSOE de Asturias, Extremadura, La Rioja, Navarra, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Melilla.