El conseller de Interior, Miquel Buch, ha defendido el dispositivo de este jueves en Barcelona ante las manifestaciones antagónicas que derivaron en agresiones mutuas entre ultras e independentistas y ha insistido en que la policía catalana no tiene "ninguna connivencia con personas violentas".

Buch desvincula al Govern de la violencia

En rueda de prensa, Buch ha garantizado que el Departamento de Interior "no tolera ni tolerará a grupos violentos que afectan a la convivencia de los catalanes", tras la lluvia de críticas a los Mossos d'Esquadra por no haber impedido que grupos de extrema derecha alcanzaran a los manifestantes independentistas.