29 de junio de 2019
29.06.2019
Incendios

Los Bomberos estabilizan el incendio de Cataluña, pero avanzan los de Toledo y Ávila

Los tres fuegos han quemado en conjunto unas 10.000 hectáreas, según las estimaciones

29.06.2019 | 16:07
Bomberos en la zona del incendio de la Ribera d'Ebre.

Los Bomberos de la Generalitat de Cataluña han logrado estabilizar el incendio de la Ribera d'Ebre, que llevaba cuatro días activo y que desde el pasado miércoles ha afectado a una superficie de unas 6.000 hectáreas, según ha anunciado el conseller de Interior, Miquel Buch.

El conseller ha agradecido la labor efectuada por todos los equipos que han participado en el dispositivo para luchar contra el incendio, uno de los más importantes de los últimos años en Cataluña, entre ellos los Bomberos, los servicios de emergencias, los agentes rurales, los Mossos d'Esquadra y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Según han informado los Bomberos, el incendio se ha podido estabilizar a las 21.53 horas de este sábado, coincidiendo con el repunte en la zona de los valores de humedad relativa.

Cerca de ochenta dotaciones terrestres de los Bomberos siguen en la zona sobre el terreno, donde durante a lo largo de la noche remojarán el área quemada para evitar que se reavive el fuego, a la espera de que mañana por la mañana se puedan reincorporar los medios aéreos.

Una vez estabilizado el incendio se ha podido reabrir la C-12, que estaba cortada entre Flix y Maials, si bien aún continúan cerradas otras cuatro carreteras locales en la zona.

Este fuego, junto con los de Almorox (Toledo) y Cenicientos (Madrid), la ciudad de Toledo y Gavilanes y El Arenal, en Ávila, han quemado ya más de 10.000 hectáreas, según las estimaciones provisionales de los dispositivos contraincendios.

En el caso de los dos grandes fuegos originados en Toledo -uno de ellos, el de Almorox, ha afectado también a territorio madrileño- han ardido ya alrededor de 3.600 hectáreas.

Más de 1.500 de ellas han sido calcinadas en el frente, por ahora solo perimetrado, a las afueras de la capital toledana, mientras que en el segundo caso, el originado en Almorox que se ha extendido a la Comunidad de Madrid, han ardido alrededor de 2.000, 1.300 de ellas en la región madrileña, donde tuvieron que ser desalojados 400 vecinos de la localidad de Cadalso de los Vidrios.

Por último, el foco iniciado el viernes cerca del municipio abulense de Gavilanes continúa activo y se prevé que quemará más de 500 hectáreas de pinar repoblado, principalmente.

Este último caso ha cobrado mayor peligro en las últimas horas -ha pasado del nivel 1 al 2- debido al inicio de otro foco próximo en la localidad de El Arenal, lo que ha motivado que la Junta de Castilla y León haya solicitado la presencia de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El incendio que se declaró el viernes a las afueras de la ciudad de Toledo "está vivo y aún hay riesgo", en palabras del delegado de la Junta de Castilla-La Mancha, Javier Nicolás.

Trabajan en la zona efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Bomberos y la Unidad Militar de Emergencias, que se incorporó anoche, junto a personal del Infocam, de la Junta.

Nueve medios aéreos y trece terrestres, más otros ocho de la UME que ha trasladado cinco máquinas pesadas, y en torno a 150 personas trabajan en la extinción. Los vecinos de las urbanizaciones cercanas que fueron desalojados pudieron volver anoche a sus casas.

Fue también ayer en la localidad toledana de Almorox donde comenzó el fuego que se propagó a los municipios madrileños de Cenicientos y Cadalso de los Vidrios.

El viento podría "complicar" su extinción y el objetivo de los bomberos es "acotar" un fuego que sigue "activo" para que no se extienda la superficie, según ha explicado a los periodistas el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo.

Pese a que se mantiene alejado de las viviendas, el fuego obligó a desalojar de sus casas a más de cuatrocientos vecinos de la urbanización Entrepinos, situada entre Cadalso de los Vidrios y Rozas de Puerto, que han pernoctado en el pabellón de deportes de San Martín de Valdeiglesias.

Además de estos incendios, la ola de calor ha disparado los fuegos forestales en Castilla-La Mancha, donde se ha contabilizado una veintena desde el jueves, aunque solo se mantienen activos el de Toledo y el de Almorox.

Los cuatro incendios, a los que se han desplazado efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, son los más importantes que se han registrado en coincidencia con la ola de calor, aunque ha habido otros de menor envergadura pero que han quemado, como en el caso de Elche esta madrugada, miles de palmeras, o de matorral, bosque de ribera y pinar en cinco hectáreas en Cieza (Murcia).

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado que sigue con preocupación la evolución de los cuatro grandes fuegos y se ha solidarizado con las personas afectadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook