12 de septiembre de 2018
12.09.2018
Memoria histórica

La Generalitat podrá retirar simbología franquista de las calles y plazas de Cataluña

El Govern aprueba una ley integral de memoria democrática que pesa sobre los ayuntamientos

12.09.2018 | 22:59

La Generalitat ha iniciado este miércoles los trámites para acordar una ley integral de memoria democrática, que aglutinará toda la normativa previa y que, entre otros aspectos, facultará a la Generalitat para retirar simbología franquista de las calles y plazas de Cataluña.

El Consell Executiu ha aprobado la memoria preliminar de este anteproyecto de ley integral de memoria histórica, que anunció el pasado julio en el Parlament la consellera de Justicia, Ester Capella.

La novedad es una vez aprobada por el Parlament, permitirá a la Generalitat retirar simbología franquista incluso en contra del criterio de un Ayuntamiento, lo que afectaría a casos como el monolito conmemorativo en el Ebro a su paso por Tortosa (Tarragona), monumento que se mantiene en pie después de que así se acordara en una consulta popular organizada en 2016 por el entonces alcalde Ferran Bel (PDeCAT).

Preguntada por este caso, Artadi ha afirmado que la nueva ley permitirá a la Generalitat hacer actuaciones en lugares en los que "en su momento se decidió consultar a la ciudadanía", así que, ha añadido, "nos da más margen para evitar según qué debate".

La normativa, que aglutinará todas las leyes previas en este ámbito sobre memoria, fosas y reparación jurídica, contempla asimismo la creación de una "Comisión de la Verdad", con voluntad de reconstruir los hechos sucedidos durante la Guerra Civil y reparar los daños que esta causó.

Esta comisión estudiará, clarificará y cuantificará los crímenes de lesa humanidad, informará a las víctimas y les asistirá en su derecho a la justicia.

Artadi ha justificado esta comisión por la necesidad de "dar luz" sobre el franquismo y una transición que a su juicio se "cerró en falso", pues aún hay miles de desaparecidos en fosas y cunetas y tampoco se ha cuantificado, por ejemplo, los "bebés robados" o las personas LGTBI que fueran represaliadas durante la dictadura.

La nueva normativa también prevé que los departamentos de Justicia y Enseñanza de la Generalitat estudien la incorporación de la memoria democrática en el currículum educativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook