21 de junio de 2017
21.06.2017
Inmigración

Arrastra a un inmigrante ilegal atado a una cuerda por mar

Un joven de Ceuta ha sido condenado a cuatro años por esta operación, por la que sacó 4.000 euros

22.06.2017 | 18:00

Un joven, natural de Marruecos, ha sido condenado a cuatro años de prisión por haber intentado introducir a un inmigrante subsahariano por el mar, amarrado con una cuerda, previo pago de una importante cantidad de dinero que superaba los 4.000 euros.

Según la sentencia de la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta, el condenado, S.S., ha sido considerado culpable de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros después de haber sido detenido en octubre de 2016 en plena travesía clandestina.

El joven, vestido con un traje de neopreno para protegerse de la baja temperatura del mar, arrastraba con una cuerda a un inmigrante subsahariano por el mar, con el objetivo de, mediante pago previo, introducirlo en Ceuta.

Una patrulla de la Guardia Civil lo interceptó a unas dos millas y media de la costa española durante la madrugada.

En el transcurso del juicio se dejó constancia de que la persona que era transportada -un joven natural de Guinea- corrió peligro durante la travesía, de forma que la petición de pena inicial era de siete años de prisión, aunque se alcanzó un acuerdo entre el Ministerio Público y la defensa del acusado.

La sentencia ha acordado una pena de cuatro años de prisión, sin posibilidad de suspensión de la misma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook