El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que todos los ciudadanos tendrán cualquier medicamento prescrito por un médico, mientras los pacientes de hepatitis C se manifestaban en varias ciudades para pedir que los nuevos fármacos que curan la dolencia lleguen a todos los enfermos.

Con el lema "Tratamiento para todos", repetido una y otra vez, la manifestación de Madrid ha llagado hasta la Presidencia del Gobierno, donde la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C ha entregado una carta dirigida a Rajoy, que se encontraba en Toledo para presidir el comité de dirección del PP.

Los enfermos reclaman al Gobierno el derecho a ser tratados con los fármacos de última generación existentes en el Sistema Nacional de Salud y que se habilite una partida presupuestaria extraordinaria para que sea posible o emita licencias obligatorias que permitan utilizarlos sin el consentimiento de las patentes.

La plataforma subraya que más de 4.000 personas han muerto por esta enfermedad en España desde hace un año, cuando la Agencia Española del Medicamento autorizó los nuevos fármacos.

En declaraciones a la prensa, el presidente de la plataforma, Mario Cortés, ha pedido a Rajoy "inteligencia política".

"Tenemos derecho a curarnos. ¡Ya está bien de que el Gobierno mire antes por los intereses económicos de ciertas farmacéuticas que por la vida de los ciudadanos. Si Rajoy no tiene voluntad política, que se marche", ha demandado.

Al no ser recibidos por Rajoy, Cortés ha ironizado: "Se ve que hoy no estaba, tenía otras cosas que hacer más importantes que atender el derecho a la vida de los enfermos de hepatitis C".

Ha exigido reunirse con el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al que acusado de "demagogia", y participar en el comité que elaborará una estrategia integral para la enfermedad, ya que "nadie" los ha invitado.

En declaraciones a la prensa en Toledo, Rajoy ha subrayado que "ni un solo ciudadano español al que un médico le prescriba un medicamento se quedará sin ese medicamento", como respuesta a las peticiones de los afectados y todas las manifestaciones que habían convocado para hoy.

"Garantizo que eso va a ser así", ha aseverado Rajoy, quien ha añadido que el sistema sanitario español "es uno de los mejores del mundo".

Los manifestantes de Madrid (algunos miles) han caminado desde la plaza de Legazpi hasta el Palacio de la Moncloa, también apoyados por partidos como IU, UPyD, PSM y Podemos, los sindicatos CCOO y UGT y organizaciones y movimientos sociales.

Algunos con discapacidad y muchos vestidos con la camiseta roja de los afectados, los manifestantes han tenido un recuerdo permanente para los enfermos que permanecen encerrados en el hospital Doce de Octubre.

"No vamos a parar, no nos vamos a ir del Doce de Octubre hasta que nos den el tratamiento a todos los enfermos", ha advertido Cortés, que ha calculado una asistencia de medio millón de personas.

Al pasar por delante del Ministerio de Sanidad, han dedicado una pitada y abucheos al ministro Alonso y a todo el Gobierno, mientras arreciaban los lemas como "Sí se puede", a favor de la sanidad "100 X 100 pública" y en defensa de los enfermos que fallecen por falta de tratamiento, pues "no son muertes, son asesinatos", según decían.

Han participado, entre otros, el coordinador general y el portavoz de Sanidad de IU, Cayo Lara y Gaspar Llamazares; la presidenta de UPyD, Rosa Díez; y los candidatos socialistas a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, Tomás Gómez y Antonio Miguel Carmona, aunque un puñado de manifestantes ha protestado por la presencia de políticos.

Gómez, que anunció que el PSM se querellaría contra el Gobierno, ha afirmado que el lunes presentará ante la justicia "la defensa de los pacientes".

También varios cientos de personas se han manifestado o concentrado en otras ciudades, en algunos casos delante de hospitales, como en Granada, Valencia (donde se han recogido 4.500 firmas de apoyo), Alicante, Bilbao o Badajoz.

En Pamplona, la Policía foral ha impedido que un grupo de enfermos se encerraran en el hospital Virgen del Camino para reclamar el acceso a los nuevos tratamientos.

La Asociación Catalana de Enfermos de hepatitis (ASSCAT) ha exigido hoy al consejero de Salud, Boi Ruiz, que elabore en el plazo de dos meses el Plan Integral de Hepatitis Víricas aprobado por unanimidad en el Parlamento autonómico, acompañado de un presupuesto específico.