Un centenar de personas ha participó ayer por la tarde en Burgos en la manifestación convocada para rememorar el primer aniversario de la primera manifestación del barrio de Gamonal en la que se cortó una de sus principales calles para impedir su conversión de bulevar. Los manifestantes corearon gritos contra la imputación de seis de los detenidos durante los incidentes y para pedir que se anulen las sanciones administrativas impuestas a varios de ellos y que la asamblea de Gamonal anunció que recurrirá.

Manuel Alonso, uno de los portavoces de la asamblea, reconoció que es el único que se ha sentado hasta ahora en un banquillo y que responde a una petición de 180 euros de multa por parte de la Fiscalía, aunque ya ha pedido que si resulta condenado se le conmute la pena por servicios a la comunidad.

Contenedores quemados, farolas dañadas, coches de la policía afectados así como pintadas en las marquesinas de los autobuses supusieron daños valorados en unos 70.000 euros, sin contar las lunas de varias entidades bancarias reventadas por parte de los manifestantes.