La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) ha informado este lunes que el religioso español Miguel Pajares, ingresado en el complejo hospitalario Carlos III de Madrid infectado por el virus ébola en Liberia, ya está siendo tratado por el "suero milagroso", el medicamento ZMapp llegado de Estados Unidos, y ha celebrado que su estado continúa siendo "estable". Su estado de salud no ha registrado cambios en esta jornada en la que ha fallecido uno de sus compañeros del Hospital San José de Monrovia (Liberia), el religioso George Combey.

Pajares está siendo tratado desde ayer con ZMapp, el medicamento que se está administrando en EEUU de manera experimental, y que se ha puesto a disposición de los médicos del hospital Carlos III tras ser autorizado por el Ministerio de Sanidad.

Fuentes de la familia del religioso confirmaron que los médicos ya han empezado con el tratamiento que se ha importado de manera excepcional desde Ginebra y que hasta ahora sólo han recibido otros dos estadounidenses infectados por el virus.

Según ha afirmado a Efe la microbióloga Miriam Fernández, de la Clínica Universidad de Navarra, los riesgos que supone la administración de sueros experimentales, como el ZMapp, a pacientes infectados no se conocen porque "no se han hecho ensayos".

En declaraciones a Europa Press Televisión, el director de Juan Ciudad ONGD, José María Viadero, ha afirmado que, según las últimas informaciones que les han facilitado, Pajares "está estable, está todo controlado" y ya ha recibido una dosis del tratamiento que también está siendo utilizando en dos pacientes en Estados Unidos. "Mientras esté estable interpretamos que no va a peor", ha destacado.

Tras lamentar la muerte del hermano de la congregación George Combey, compañero del sacerdote español Miguel Pajares en el Hospital Saint Joseph de Monrovia (Liberia), Viadero ha anunciado que un equipo de la orden viajará "a más tardar el viernes" a la zona para reabrir "lo antes posible" un hospital en la capital y poder seguir tratando a enfermos.

"Dentro del equipo irá algún hermano, no sabemos si uno o dos, todavía no sabemos el número pero la idea es que vayan dos doctores y dos sanitarios enfermeros, diplomados en enfermería", ha relatado. Así, Viadero ha comentado que la orden está preparando el viaje porque no puede "claudicar" contra el ébola.

"No nos rendimos y no podemos claudicar sabiendo que el ébola nos va a vencer. Allí la gente muere de cualquier cosa que es tratable y curable como puede ser una fractura sangrante, apendicitis o una neumonía. Casi la mitad de la población de Liberia está en Monrovia y todos sus hospitales están cerrados. Es nuestra angustia, queremos reabrir el hospital lo antes posible", ha confiado.

Por ello, desde la orden han hecho un llamamiento a la ciudadanía para que les ayude en su campaña 'Parar el ébola' a través de su página web y ha afirmado que no tiene "la menor duda" de que la Agencia Española de Cooperación Internacional les ofrecerá su colaboración.