El Gobierno no cobrará a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) los gastos de la repatriación del misionero Miguel Pajares, infectado de ébola, y que llegó a Madrid en la mañana de ayer, han informado a Efe fuentes gubernamentales.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado este viernes que será el Gobierno quien se haga cargo del coste total del operativo de repatriación de los religiosos Miguel Pajares y Juliana Donoha Bohe.

"Ignoro de dónde ha salido este debate. Lo va a pagar el Gobierno --ha señalado el presidente en la rueda de prensa posterior al despacho que ha mantenido con el rey en el Palacio de Marivent--. Es de puro sentido común. Muchos españoles están siendo repatriados desde Libia estos días y el Gobierno los trae, como es nuestra obligación. Espero que la polémica quede zanjada", ha apostillado tras su reunión con el Rey en Marivent.

La decisión se toma después de que ayer la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, comentara que el Gobierno iniciaría gestiones con la citada orden para tratar de los gastos por la repatriación de Pajares y de la religiosa Juliana Bonoha Bohé, que no está infectada por el virus. El posible cobro de la repatriación provocó ayer las críticas de partidos políticos como el PSOE e IU.

Previamente, el director de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD), Jose María Viadero, ha asegurado hoy que esta organización "asumirá los gastos y responsabilidades que tenga que asumir" respecto a las repatriaciones del religioso Miguel Pajares y de la monja Juliana Bonoha Bohé.

En rueda de prensa, ha señalado además que, hasta el momento, esta organización no ha recibido ningún requerimiento económico por parte del Ministerio de Sanidad. No obstante, ha considerado que una repatriación con las características de la del religioso, infectado de ébola en Liberia "no es una repatriación al uso".

Viadero había afirmado que intentarán "afrontarlo como se pueda" incluso, si hace falta, con ayuda de amigos. "Asumiremos la responsabilidad con seguros o sin seguros", ha añadido, al tiempo que ha precisado que no puede decir si Miguel Pajares estaba o no asegurado.

En todo caso, ha explicado que, a pesar de ser manchego, el sacerdote estaba incardinado o vinculado en la provincia de África. Algo diferente es, según ha concretado, que tenga derecho a la repatriación como ciudadano español. Concretamente, sobre las cifras que se han barajado de entre 40.000 y medio millón de euros, ha subrayado que desconocen la cantidad.

La Orden había pedido al Gobierno que se repatriara también a las religiosas Chantal y Paciencia, que no son españolas pero trabajaban junto al sacerdote español y dieron positivo en Ébola. Viadero ha apuntado que ellos querían que vinieran todos pero que no van a entrar en ese debate porque "el Ministerio ha hecho lo que tenía que hacer".

Viadero ha insistido en lo "contentos" que está con la "excelencia" en el trato con el Gobierno pues, según ha indicado, han mantenido conversaciones "al más alto nivel, con los máximos responsables de los ministerios". De hecho, ha asegurado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy "lo sabía desde el sábado y estaba interesado" y que la ministra de Sanidad, Ana Mato, ha llamado a los familiares para decirles que están con ellos y en contacto con Liberia para seguir la situación de los hermanos que se han quedado. "El Gobierno se ha puesto a nuestro servicio, ha habido máxima colaboración", ha destacado.

La Orden ha informado de que no se darán partes sobre la evolución de los pacientes ingresados en el Instituto Carlos III de Madrid "por expreso deseo de Miguel Pajares". "Cuando se cure y salga se lo preguntáis a él", ha comentado Viadero.

La asistencia sanitaria que está recibiendo el padre Miguel Pajares, primer español contagiado de ébola y repatriado de Liberia, será "gratuita" como le corresponde por ser ciudadano de este país, han insistido hoy a Efe fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, se ha mostrado partidario de no cobrar a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios el coste del dispositivo.

"Mi deseo es que se actuase como se ha hecho en otras ocasiones, cuando se han producido repatriaciones de otros ciudadanos, de dificultad, no se ha repercutido el coste de estos tratamientos o actuaciones sobre las ONGs", ha explicado Hernando.

Cuando se cumplen 24 horas desde su llegada a Madrid, según el último parte médico, facilitado ayer, el religioso, de 75 años y natural de La Iglesuela (Toledo), se encontraba en buen estado, estable y febril, con respiración espontánea y sin hemorragias.

La hermana Juliana, que dio negativo en la prueba del ébola, presenta "muy buen estado general", aunque tiene fiebres tifoideas.

El jefe de medicina Intensiva de La Paz-Carlos III, Abelardo García, ha informado de que los dos pacientes se encuentran en la planta sexta del centro, completamente aislados, asistidos y controlados por dos médicos internistas e intensivistas -expertos en enfermedades tropicales-, cuatro enfermeras y cuatro auxiliares por turno, y el correspondiente personal de apoyo (radiólogos, biólogos, personal de laboratorio, de seguridad, etcétera).

Ha señalado que la planta donde están los dos pacientes está sometida a fuertes controles de salida y entrada y los médicos y el personal sanitario que les atienden directamente visten trajes de protección completa para "evitar contacto con cualquier fluido o secreción" de los pacientes, el riesgo más grande de contagio.