La Guardia Civil detuvo el pasado 31 de julio a un hombre por el maltrato de caballos en su finca de El Molar (Madrid), donde ha descubierto nueve equinos muertos, y ha procedido a la detención de una persona a la que se le imputa un delito de maltrato animal.

Se han localizado nueve animales muertos, en distintas etapas de descomposición, mientras que otros dieciocho han tenido que ser trasladados a un centro de la localidad madrileña de Bustarviejo debido a su desnutrición, informó la Guardia Civil.

Por otra parte, el Seprona de la Guardia Civil ha hallado a ocho caballos muertos y a más de una treintena, entre ellos varios potros, que han estado a punto de hacerlo por inanición en una finca situada en Málaga.

La denuncia la ha dado a conocer la Asociación CYD Santa María, colectivo que alerta de que esta situación se está repitiendo con demasiada frecuencia. "Por desgracia no es una cosa aislada y está aumentando", han advertido.

El motivo, según ha indicado a Europa Press la responsable de Comunicación de la asociación, Virginia Solera, es que hay personas que, antes de que estallara la crisis económica, obtuvieron dinero procedente del mercado inmobiliario y decidieron invertir en la compra de caballos, por la gran tradición existente en Andalucía.

Se trataba, ha añadido, de personas que formaron pequeñas yeguadas o grupos de caballos para venderlos posteriormente; sin embargo, con la crisis, ese negocio no fue adelante. Una crisis económica que, para Solera, ha sido "la total devastación" para los equinos.