La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) ha expresado el temor de que los compañeros que prestan servicio de interceptación de cayucos e inmigrantes en aguas de África occidental puedan contraer el virus del ébola por falta de medios y han pedido reglas claras porque hasta ahora el protocolo es "inexistente".

Por este motivo, han pedido responsabilidades al Ministerio de Asuntos Exteriores y solicitan "si fuese necesaria" la vuelta de los compañeros desplazados hasta Senegal y Mauritania hasta "una normalización epidémica de la zona".

"Los guardias civiles que prestan servicio en el sur de Senegal carecen de cualquier protocolo de actuación en caso de encontrarse con personas que padezcan el virus del ébola, carecen de cualquier conocimiento médico en evitación de contagios y trato al enfermo portador de dicho virus", han advertido.

Unión GC, en un comunicado, ha explicado que hay guardias civiles adscritos al servicio marítimo prestando servicio, en colaboración con la policía senegalesa, para evitar la entrada de inmigrantes a territorio español. Así, han denunciando que los trabajos se realizan en jornadas intensivas "sin límites de horas, con escasos descansos, sobrepasando de forma habitual las 56 horas semanales".

Piden que traigan de vuelta a otras dos religiosas

Dos hermanas de la Orden San Juan de Dios se han acercado esta mañana al hospital Carlos III para intentar ver al sacerdote Miguel Pajares y han explicado a Efe que quieren iniciar una campaña de recogida de firmas para solicitar el traslado de Liberia del resto de las hermanas enfermas de la congregación.

En la comunidad religiosa que trabaja en Monrovia también hay dos monjas que han dado positivo en el test de Ébola, las hermanas misioneras Inmaculada Concepción Chantal Pasaline Mutwamene y Paciencia Melgar, de Congo y Guinea, respectivamente, que se encuentran aisladas en el hospital San José.

Las dos religiosas no han querido hacer declaraciones para concretar esta iniciativa, pero sí han mostrado su deseo de poner en marcha la recogida de firmas para intentar lograr el traslado de sus compañeras.