Miles de personas han despedido en Pamplona los Sanfermines -la fiesta más internacional de España- cantando el "Pobre de mí", después de nueve días de celebraciones, en las que sus famosos y emocionantes encierros fueron los protagonistas.

El más peligroso de este año fue sin duda el de sábado, cuando un tapón de corredores impidió el acceso de los toros al coso, generando momentos de dramatismo y angustia, con muchos mozos aprisionados, algunos de ellos inconscientes.

De una manera casi milagrosa, los astados no embistieron, aunque 19 mozos sufrieron traumatismos y aplastamientos y uno de ellos, un joven español de 19 años, resultó herido de extra gravedad con un traumatismo torácico con síndrome de asfixia, aunque evoluciona favorablemente.

Además, en el octavo y último encierro, el protagonizado este domingo, se vio también algo poco habitual, una mujer corneada, y es que a lo largo de la historia tan solo cinco mujeres, incluida ésta, han resultado cogidas por el toro en sanfermines, todas ellas extranjeras.

Se trata de una joven australiana de 23 años que sufrió una herida por asta en el hemotórax posterior derecho y que se une en el historial de los encierros a tres norteamericanas y una noruega, heridas en una fiesta que tiene al toro como protagonista.

Los encierros son, sin duda, la actividad más famosa de los Sanfermines, en los que cientos de jóvenes, la mayoría vestidos de blanco y con pañuelo rojo al cuello, corren entre los astados los 846 metros que separan los corrales de la plaza de toros de Pamplona por estrechas calles del centro de la ciudad.

Las imágenes de estos encierros recorren el mundo gracias a una gran cobertura mediática. Este año 416 periodistas procedentes de 16 países se acreditaron, entre ellos, mexicanos, colombianos, británicos, suecos, alemanes, austríacos o portugueses.

Aunque el balance definitivo por parte del Ayuntamiento de Pamplona se hará mañana, finalizados los encierros, los servicios de Urgencias indicaron que 50 corredores fueron trasladados a los hospitales, seis de ellos por heridas por asta de toro.

Diecinueve corredores precisaron ingreso hospitalario y a día de este domingo, ocho permanecen ingresados (seis por asta y dos por traumatismo), cuatro de ellos correspondientes al encierro del día 13 (dos por asta y dos por traumatismo).

Junto a esas imágenes hubo otras que generaron gran malestar y crítica, las de carácter sexista, que un año más se repitieron en actos multitudinarios como el chupinazo al comienzo de las fiestas, en el que chicas subidas a hombros, en muchos casos sin camiseta, ni sujetador, son manoseadas por jóvenes que se encuentran a su alrededor.

Pero además de los encierros, las fiestas de los Sanfermines contaron este año con 437 actos programados, entre ellos conciertos musicales, espectáculos taurinos, deportivos y actos institucionales.

El último de ellos será el tradicional canto del "Pobre de mí" con el se despiden estos sanfermines y comienza la cuenta atrás para los del 2014.

Será el momento de recoger los pañuelos rojos que durante nueve días permanecieron anudados al cuello, de guardar la ropa blanca y de hacer balance de unas celebraciones que para muchos son "unas fiestas sin igual".

Como cada año, los Sanfermines fueron reclamo para muchos extranjeros, que llegan a Pamplona para vivir de cerca la fiesta que difundieron internacionalmente autores como Ernest Hemingway con su novela "Fiesta", Arthur Miller y personajes famosos como Orson Welles o Ava Gardner.