09 de julio de 2013
09.07.2013
Reforma educativa

'No' de Canarias, Cataluña y Andalucía a la Lomce

Representantes de profesores y de los gobiernos de las tres autonomías han rechazado la reforma en el Congreso

09.07.2013 | 21:56

Representantes del Consejo Escolar catalán, de la Junta de Andalucía, del Gobierno canario y asociaciones de profesores y catedráticos de institutos han rechazado este martes en el Congreso la reforma educativa que defiende el PP, especialmente por considerarla centralizadora y no contar con el consenso necesario.

En la tercera jornada de comparecencias de expertos educativos que, a petición de los grupos, acuden a la Comisión de Educación de la Cámara baja para opinar sobre el proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la calidad educativa (Lomce), solo la Confederación Católica de padres de familia y padres de alumnos (Concapa) la ha defendido al incluir la clase de religión como opcional y evaluable.

El presidente de la Concapa, Luis Carbonell, ha dicho que en la Lomce el tratamiento a la materia de religión es "mucho más respetuoso con los derechos de las familias" al contemplar una alternativa sobre Valores a diferencia de EpC, que "se pretendía imponer a todas las familias por encima de sus propias convicciones".

Por el contrario, desde la Junta de Andalucía, su viceconsejero de Educación, Sebastián Cano, ha criticado que la religión cuente para nota y ha valorado la EpC, una materia que deben conocer todos los alumnos a diferencia de la otra que depende de las creencias de cada uno.

Cano ha señalado que la Lomce centraliza al tener que enseñarse en todos los centros aquello que después se va a evaluar en las "reválidas" externas y homogéneas.

"No podemos renunciar a universalizar el sistema educativo, lo que nos jugamos no es nuestro, sino de las generaciones venideras", ha resaltado el viceconsejero, que ha reclamado una reforma con más diálogo.

También ha dicho que Andalucía ha puesto en marcha un "plan B" para "minimizar" la aplicación de la Lomce, reuniendo a expertos educativos para hacer unos dictámenes sobre el margen de no aplicación de esta reforma.

Por su parte, el presidente del Consejo Escolar de Cataluña, Ferrán Ruiz, ha asegurado que si no hay ningún tipo de inmersión lingüística el castellanoparlante reforzará una cultura ajena a todo lo catalán, y será el primer perjudicado.

"Se pretende centralizar toda la formación e información sobre personas, procesos y resultados, convirtiendo a la Administración central en una especie de cuartel general de educación de la que parten órdenes y exigencias para todos los efectivos desplegados en el campo", ha señalado Ferrán.

El máximo órgano de representación de la comunidad educativa en Cataluña es contrario a las evaluaciones externas pues "minan" competencias, "institucionalizan la desconfianza en el sistema educativo", segregan a los alumnos y convertirán la docencia en una rutina.

El presidente de la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE), Nicolás Fernández, ha denunciado que la Lomce permite a los directores de centros públicos seleccionar a los docentes e interinos.

Los profesores de ANPE sí están de acuerdo con las evaluaciones externas si llevan un refuerzo previo de la evaluación continua, pero han criticado que la Lomce no tenga el consenso suficiente.

El director de la Fundación Jaume Bofill para el análisis del sistema educativo, Ismael Palacín i Giner, ha alertado sobre el "dudoso futuro de las reformas sin consenso" y ha destacado que "la ofensiva recentralizadora" de la Lomce en la cuestión lingüística no obedece a temas de aprendizaje sino a "objetivos políticos".

Felipe de Vicente, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto (Ancaba), ha criticado que la Lomce conceda a la Administración la mitad del porcentaje del poder para seleccionar a los directores, y ha pedido más participación del claustro; también ha defendido el papel de aquellos "excelentes profesores de 60 años" o eméritos.

El director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Valencia, Miguel Martínez, ha sostenido que potenciar desde la infancia el plurilingüismo supone un ahorro al sistema educativo así como al sanitario al luchar contra el Alzheimer, y está de acuerdo con contratar como profesores a nativos si faltan españoles capacitados.

Y José Moya, director general de FP y Educación de Adultos del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Canarias, ha cerrado las comparecencias de este martes apuntando que la Lomce supone un "enfrentamiento entre la ideología del esfuerzo y la cultura de los derechos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook