El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, compró la casa de su vecino que fue desahuciado por no poder afrontar sus deudas.

El líder de IU e impulsor de la Ley Antidesahucios y de los movimientos en favor del derecho a la vivienda, compró esa segunda casa a precio de saldo, lo que ha generado mucha polémica.

El vecino, que no ha querido hablar con los medios de comunicación, ofreció la vivienda a Valderas por ocho millones de pesetas.

La transacción fue imposible al haberse iniciado ya el embargo. Sin embargo, Valderas esperó, y acabó comprando el piso a la caja de ahorros desahuciadora de Manuel por cinco millones.