El movimiento 15-M se ha manifestado hoy ante la sede del PSPV-PSOE en Valencia para exigir al vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que "dé la cara" por los incidentes ocurridos ayer ante Les Corts Valencianes entre la Policía y varios simpatizantes de este colectivo.

Una de las abogadas de "Acampada Valencia", Adoración Guamán, ha informado en declaraciones a los periodistas que los seguidores que resultaron ayer heridos en estos altercados, al menos once, van a presentar denuncias contra el Cuerpo Nacional de Policía que serán coordinadas a través del gabinete jurídico del movimiento.

Rubalcaba tenía previsto asistir a un acto de partido esta tarde en Valencia, pero, a petición del secretario general del PSPV, Jorge Alarte, ha decidido aplazar la cita política hasta "dentro de unos días".

El movimiento 15-M había convocado una concentración junto al hotel en el que se iba a celebrar el encuentro socialista, pero al conocer su cancelación ha emplazado a través de internet a participar en una protesta en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

Finalmente, la concentración se ha convertido en una marcha improvisada desde la plaza hasta que ha culminado frente a la sede de los socialistas valencianos tras una parada previa en la puerta de Les Corts.

El Parlamento autonómico ha sido acordonado por una veintena de agentes de la Policía Nacional, frente a los que el colectivo ha reivindicado sus principios pacíficos.

"No somos violentos, somos un movimiento legítimo y pacífico que ayer sólo quiso protestar contra los corruptos que ocupan las Cortes. No es justo que se golpee a los inocentes", ha dicho uno de los portavoces de los "indignados".

Los manifestantes han guardado un minuto de silencio por los incidentes ocurridos ayer, en los que también resultaron heridos ocho policías, y después han defendido su movimiento con lemas como "no somos terroristas, somos pacifistas", o "menos porras y más educación".

Posteriormente se han dirigido hacia la sede de los socialistas valencianos, que avisados de su llegada han cerrado la persiana de su puerta principal. Allí, los manifestantes han exigido a Rubalcaba que diera "la cara" por lo sucedido y han coreado durante varios minutos otras consignas como "los nacionales, a los tribunales".