El Gobierno no se plantea en la actualidad presentar una demanda contra Alemania de estado a estado por la 'crisis de los pepinos' porque las autoridades de ese país se han comprometido a compensar al sector agrícola afectado con fondos europeos y promocionando la imagen de los productos españoles.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, se reunió anoche en Berlín con su colega alemán, Werner Hoyer, y este jueves ha informado en rueda de prensa de los resultados de ese encuentro.

"El gobierno alemán se ha comprometido a recuperar la confianza en los productos agrícolas españoles y trabajará junto con España para que todos los instrumentos de la Unión Europea compensen los daños económicos a los agricultores", ha afirmado López Garrido.

Los dos países consideran insuficiente la segunda propuesta de 210 millones de euros hecha por la Comisión Europea, ya que sólo cubriría el 50 por ciento de las pérdidas sufridas por el sector hortofrutícola, por lo que solicitan al Ejecutivo comunitario que aumente su propuesta de ayudas, informa la Secretaría de Estado para la UE en un comunicado.

En este sentido, ha avanzado que Alemania se implicará para devolver la confianza en los productores españoles mediante acciones concretas, como la participación de los productores españoles en las principales ferias de alimentación de Alemania, acuerdos con las grandes distribuidoras de alimentación alemanas, así como otras iniciativas con las Cámaras de Comercio y del ICEX, entre otras.

Preguntado en la rueda de prensa si no estaba siendo demasiado conciliador, López Garrido ha defendido que "hay que ser constructivos". "Los errores se han cometido, eso lo tenemos en cuenta, pero hay que aprender de los errores", ha añadido.

Así, ha indicado que el Ejecutivo no prepara en la actualidad ninguna demanda contra Alemania, aunque no descarta emprender iniciativas legales en un futuro contra las autoridades que acusaron erróneamente a los productos españoles de ser el origen del brote de la bacteria E.coli.

"Yo nunca escuché que España preparase una demanda estado contra estado", ha dicho, si bien ha precisado que es posible que se presenten demandas privadas, ya que se trata de decisiones libres.