La vicepresidenta Elena Salgado habló el martes por teléfono con Mariano Rajoy para pedirle que el PP rebaje el tono de las declaraciones sobre la situación financiera de las comunidades debido a los efectos injustificados que estaban ocasionando en los mercados. El pasado fin de semana, fue Rajoy quien transmitió al presidente Zapatero su preocupación por la caída de los ingresos en un momento en el que hay que reequilibrar los planes contra el déficit.

Fuentes del PP confirmaron a la agencia «Efe» parte del contenido de esta conversación, mientras que desde la Moncloa evitaron pronunciarse en ningún sentido. Las fuentes señalaron que ésa fue una de las varias conversaciones que Zapatero y Rajoy han mantenido en las últimas fechas, casi siempre con la economía como telón de fondo. Uno de los aspectos que abordaron en su charla del fin de semana fue la bajada de la recaudación a pesar de haberse acentuado la presión fiscal, especialmente por el aumento del IVA. Esa preocupación la expresó Rajoy el lunes ante la junta directiva nacional del PP. Por ello, desde la lealtad y el compromiso por la cooperación, Rajoy propuso la celebración de un Consejo de Política Fiscal y Financiera para que las autonomías, muchas de ellas con nuevos gobiernos, reequilibren sus cuentas, y no tanto porque haya que acometer recortes como porque están bajando los ingresos. El martes, fue Elena Salgado la que llamó a Rajoy para pedirle más moderación en las declaraciones sobre las balanzas financieras de las autonomías, habida cuenta de los efectos injustificados que éstas provocan en los mercados. Fue una larga conversación en la que la Vicepresidenta le aseguró que no se han comprometido las arcas públicas y le reclamó que el PP no abra un debate «innecesario». El líder de la oposición mostró su disposición a trabajar «conjuntamente». Rajoy aprovechó la llamada para pedirle al Gobierno que hable «a calzón quitado» con las autonomías. «Estoy preocupado por los ingresos de los primeros cuatro meses del año», recalcó.