El presidente del PP de Asturias, Ovidio Sánchez, confirmó ayer, un día después de reunirse en Madrid con Mariano Rajoy, que el PP de Asturias propondrá a Génova un candidato que surgirá de la terna formada por la presidenta del PP de Gijón y diputada nacional, Pilar Fernández Pardo, el presidente del PP de Avilés y diputado regional, Joaquín Aréstegui, y la concejal del Ayuntamiento de Oviedo, Isabel Pérez-Espinosa. Es decir, queda descartada la posibilidad de que el PP de Asturias vaya a proponer al ex ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos.

«Lo que queremos en Asturias es poner en práctica las conclusiones del Congreso de Valencia», señaló Sánchez a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa ofrecida en Oviedo, quien defendió la «renovación» del partido con «nuevas incorporaciones y nuevas responsabilidades». Además, miembros de la dirección nacional del PP consultados por Europa Press han alertado del riesgo de imponer a un candidato en Asturias sin el apoyo de la dirección regional, por entender, que abocaría al partido a una «permanente guerra abierta». Por eso, coinciden en que hay que hacer todos los esfuerzos posibles para buscar un consenso y frenar el cruce de declaraciones que ha venido sucediéndose en los últimos días entre los partidarios de Francisco Álvarez-Cascos y sus detractores. En este sentido, hay quien ha hecho hincapié en la inoportunidad de las declaraciones que ha realizado Sánchez, rechazando de plano la candidatura de Cascos.