La querella responde a una oferta de puestos de trabajo para inspección de riesgos laborales realizada para miembros de los cuerpos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, pero se otorgaron a miembros de las Fuerzas Armadas, según esta asociación.