El PP pedirá explicaciones al Gobierno por la destitución de la directora del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Belén Barreiro, y por la actitud «caciquil» de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, a la que acusó de «nombrar a un amigo íntimo» para el puesto, en alusión al sociólogo Ramón Ramos. «La ha destituido como si despidiera a la camarera que le sirve lo que hay en el puchero, como si el CIS en lugar de hacer encuestas diera pucherazos», dijo González Pons. A De la Vega «no le ha gustado» lo que sale en las encuestas «y ha matado a la mensajera». «No la cesaron cuando se equivocó. La cesan cuando acierta», dijo en alusión a los últimos sondeos del CIS que dan ganador al PP. Varios sociólogos como Julio Carabaña y Elisa Chullá elogiaron la labor de Barreiro y coincidieron en que fue destituida por razones políticas, no técnicas.