La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega aseguró que el Gobierno «respeta, pero no comparte los comentarios y opiniones» del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, sobre los últimos movimientos en la izquierda aberzale. De la Vega ha garantizado que «Batasuna no estará en las instituciones» si antes no hay una «condena tajante» de ETA. El PNV cree que Zapatero juega a la doble estrategia de la dureza y los contactos.

De la Vega dijo que el Gobierno no modificará «ni un milímetro» su política antiterrorista tras el último comunicado de ETA. La Vicepresidenta descartó pronunciarse sobre la opinión de Eguiguren, quien afirmó que el final de la banda «se juega a partir de ahora» y que el lendakari Patxi López «debe dirigir el timón de la pacificación».

Las palabras de Eguiguren recibieron la descalificación del PP y de Rosa Díez, quien cree que si el Gobierno mantiene silencio avalará un nuevo diálogo con ETA. El popular Antonio Basagoiti pidió contundencia ante la banda porque «la política rectificadora de Zapatero también puede ser en este campo».

El alcalde socialista de San Sebastián, Odón Elorza, dijo que el análisis de Eguiguren es «muy a respetar» y confía en que «acierte» y la tregua pueda ser definitiva. El regidor añadió que «los políticos no pueden ser espectadores ni quedarse al margen», porque la paz, como la caída del muro de Berlín, nunca llegará sola.

El PNV aseguró que el PSOE está «jugando dos barajas», una de «dureza» frente a ETA y otra de contactos, para garantizar su éxito. En su opinión, con esta doble «estrategia», los socialistas justificarían «cualquiera que sea el escenario final», dialogado o no. Los nacionalistas han pedido al Gobierno que tenga en cuenta las ideas de Eguiguren y dejaron claro que presentarán alguna iniciativa, porque tras el comunicado de ETA no hay que «quedarse como si no hubiera pasado nada».

EA por su parte anunció que se reunirá con el PSOE para trasladarle su propuesta. Su líder, Pello Urizar, afirmó que «Batasuna manda sobre ETA» y que el proceso para el fin de la violencia seguirá adelante aunque no se legalice a un partido de la izquierda aberzale.

Mientras, el PSE ha ofrecido al PNV respaldo en las diputaciones a cambio del apoyo de los nacionalistas a los Presupuestos del Estado, pero bajo la advertencia de que si no hay entendimiento, sus exigencias serán muy altas en Guipúzcoa.

De la Vega se mostró confiada en que los Presupuestos saldrán adelante con el apoyo del PNV y de «algún grupo más». Además vinculó el acuerdo sobre las cuentas públicas con la transferencia de las políticas activas de empleo al País Vasco, una decisión que, si se adopta, se hará contando con Patxi López —«algo que beneficia a Euskadi no va a perjudicar al Lendakari», dijo— y sin poner en riesgo la Seguridad Social. «La caja única de la Seguridad Social es única y va a seguir siendo única», añadió en respuesta a las críticas del PP que instó a López a plantarse ya que el Gobierno lo está «ninguneando». El PNV negó que haya exigido romper la caja única para aprobar los Presupuestos.