El presidente de la Generalitat, José Montilla, advirtió ayer de que será el PSC el que decida la política de alianzas tras las elecciones del 28 de noviembre. Esas decisiones, si llegan, no se tomarán en «ningún otro sitio», precisó Montilla, y obedecerán a la conveniencia de Cataluña y del partido.

Montilla, que fue entrevistado por la Cadena Ser, anunció que los socialistas catalanes llegarán a los comicios del 28-N con «una posición muy abierta», aunque también dejó claro que el PSC no va a pactar «con quienes quieren coger caminos que no son los adecuados», en alusión a ERC.

Para compensar, recordó que su partido también excluye aliarse con el PP porque «son responsables de la crispación en esta legislatura fruto de la sentencia del Estatut».

El presidente de la Generalitat descartó que la ministra de Defensa, Carme Chacón, el ex ministro y ex candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno Josep Borrell o el que fuera secretario de Estado de Economía, David Vegara, entren en las listas del PSC. Esa es una cuestión que, según Montilla, «no está encima de la mesa. Otra cosa es que puedan colaborar», explicó.

También habló de posibles alianzas el candidato de CiU, Artur Mas, y lo hizo para advertir que el PP «no es el único socio posible» para que su partido gobierne en Cataluña si no obtiene mayoría absoluta el 28-N. No obstante, esta vez CiU no firmará ante notario, como hizo en 2006, que no se aliará con el partido de Mariano Rajoy.

Con todo, «si los catalanes quieren un cambio, no es necesario un Gobierno como el tripartito. Tengo que intentar hacerles entender que si quieren un cambio, no puede ser un Gobierno tan complicado como el tripartito», señaló. Y añadió que no pondrá «límites al futuro nacional de Cataluña», ni va a «cortar las alas de sus aspiraciones» porque «hay que ser respetuosos con lo que quiere el pueblo catalán». Mientras tanto, el presidente del Grupo del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, reclamó que la Audiencia Nacional investigue la quema de una foto del Rey y de una bandera española con la que concluyó el sábado en Barcelona una manifestación independentista con motivo de la Diada. El dirigente del PP también pidió que se indague sobre las circunstancias que permitieron que unos 40 jóvenes se concentraran a primera hora de la tarde en el Fossar de les Moreres a favor de los presos etarras, pese a la expresa prohibición de la Audiencia Nacional. Fernández incidió especialmente en el hecho de que varios agentes de los Mossos d'Esquadra estaban presentes en el lugar donde se quemaron la foto del Rey y la bandera.