El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, anunció ayer que el Gobierno utilizará todos los instrumentos de la ley para evitar que Eusko Alkartasuna haga de pantalla electoral a Batasuna, para que esta concurra a las elecciones municipales. Caamaño explicó que se harán «si fuese necesario modificaciones legislativas para asegurar a la democracia española que en los órganos de representación de los ciudadanos sólo habrá demócratas».

No obstante, el Ministro matizó que hay que tener en cuenta la jurisprudencia del Tribunal Constitucional como consecuencia de procedimientos electorales anteriores. Caamaño resaltó que en el Congreso de los Diputados se está trabajando para adecuar la legislación electoral y confió en que se podrá hacer «adecuadamente».

En paralelo con las declaraciones del ministro de Justicia, el foco de atención estuvo ayer en la manifestación convocada para mañana en Bilbao por la izquierda aberzale, dentro de la secuencia de actos previstos por la ilegalizada Batasuna para reclamar su legalización tras el comunicado de alto el fuego etarra del pasado domingo.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno prohibió ayer la manifestación, convocada en defensa de los derechos civiles y políticos para aglutinar a la izquierda aberzale, al entender que hay «fundados indicios» de que podría tener como finalidad «apoyar la estrategia y justificar las acciones de ETA».

Tras conocer la prohibición, una nueva convocatoria, también para el sábado y también en Bilbao, fue registrada ayer por la tarde por la plataforma Adierazi EH, integrada por miembros de la ilegalizada Batasuna y de sus socios de Eusko Alkartasuna (EA) en el polo soberanista.

El dirigente de EA Rafael Larreina, quien actuó como portavoz de esta plataforma, aseguró en una comparecencia que a pesar de la prohibición judicial, la manifestación se va a celebrar porque, dijo, ese derecho «no puede ser silenciado».

Por su parte, el portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, aseguró que su grupo no tiene «nada que hablar con Batasuna mientras no hagan sus deberes», aunque sí se mostró dispuesto a escuchar el mensaje que le traslade EA. En rueda de prensa en Bilbao, Pastor se refirió así a la posibilidad de que EA y la izquierda aberzale les soliciten una reunión, dentro de la ronda de contactos que están llevando a cabo con agentes políticos, sociales y sindicales para presentarles el borrador de un documento que lleva por título «Acuerdo sobre las condiciones mínimas y suficientes para el desarrollo del proceso democrático».

Entre tanto, el representante de la izquierda aberzale, Txelui Moreno, manifestó que buscarán una alianza entre progresistas de izquierdas y nacionalistas para estar en las elecciones. Además, afirmó que el acuerdo estratégico que han cerrado la izquierda aberzale y EA puede llegar al 20 por ciento del electorado vasco en una primera fase y, «a liderar el país» en una segunda fase.

Moreno expresó su confianza en que la izquierda aberzale estará presente en las próximas elecciones municipales y forales y, además, va a obtener unos resultados «muy buenos, impresionantes». «¿Cómo?», se preguntó a sí mismo, «pues buscando esa alianza entre los sectores progresistas, de izquierda y aberzale, buscando esa alianza que se olvide un poco de las cuestiones partidistas y que vaya a mirar más por el país», añadió el representante aberzales.