El líder del PP, Mariano Rajoy, afirmó ayer: «Un presidente del Gobierno, cuando hay año santo, tiene la obligación» de ir a Galicia, «al menos un día, piense lo que piense». Rajoy censuró el «olvido» del Gobierno central para con el «Xacobeo 2010», tanto en lo referido a ayudas como en la promoción o la presencia física de sus componentes. Recalcó Rajoy que el año santo es «un tema de Europa y del mundo porque ha venido gente de Europa y del mundo», y criticó que «las únicas ayudas» fueron las de la Unión Europea «gestionadas por eurodiputados gallegos».