El profesor universitario Jesús Neira, actual presidente del Consejo Asesor del Observatorio Regional contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, será sometido el lunes a un juicio rápido por un delito contra la seguridad vial por conducir ebrio. Neira fue detenido el miércoles tras ser sorprendido conduciendo cuando triplicaba la tasa de alcohol permitida.

Tras conocerse los hechos, el Gobierno de Madrid, presidido por la popular Esperanza Aguirre, se desmarcó del profesor. El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, dijo que la detención es un hecho grave que «debería tener consecuencias» y confió en que el profesor reflexione sobre lo ocurrido y «sobre las decisiones que tiene que tomar en el futuro», en una nada disimulada invitación a que presente su dimisión.

Este suceso ocurre dos años y un mes después de que el profesor Neira fuese agredido en Majadahonda por Antonio Puerta, al que recriminó por maltratar a una mujer, lo que le provocó unas lesiones por las que estuvo ingresado 256 días. En noviembre de 2009 tomó posesión como presidente del Observatorio Regional Contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, un cargo que le ofreció la presidenta regional, Esperanza Aguirre, por su defensa de las mujeres maltratadas.

Según confirmó ayer la Comandancia de la Guardia Civil, el suceso ocurrió sobre las 22.00 horas del miércoles, cuando un inspector de la Policía Nacional que circulaba por la M-40, a la altura del kilómetro 5, vio que un coche iba dando bandazos y llegó a rozar a un camión. Este policía, que estaba fuera de servicio, obligó a parar al conductor del vehículo y llamó a la Guardia Civil. Cuando los agentes llegaron comprobaron que se trataba de Neira y le hicieron la prueba de alcoholemia, que dio un resultado positivo de 0,87 miligramos por aire aspirado, lo que supone más del triple de lo permitido (0,25), por lo que le detuvieron por un delito contra la seguridad vial.

Neira aseguró ayer que solo había bebido media copa de vino y un licor de café que potenciaron los efectos de un medicamento que está tomando para evitar ataques epilépticos.