Madrid

El PSOE sufrió anoche su primera derrota de la legislatura en el Pleno del Congreso y, pese a su voto en contra, vio cómo salía adelante una iniciativa del PNV, apoyada por el PP y casi todos los demás grupos de la oposición, instando al Gobierno a suprimir un Ministerio en 2010 en aras de la eficacia y el ahorro.

La derrota llega en la sexta sesión plenaria tras las elecciones gallegas y vascas del 1 de marzo y a sólo 15 días de que comience el Debate sobre el estado de la Nación, donde se votan en una tarde decenas de propuestas de resolución. El “verdugo” fue el PNV, cuyos votos y los del BNG meses atrás salvaron los presupuestos. Los nacionalistas vascos ya habían anunciado responder a su desalojo del Gobierno de Vitoria. La derrota se produjo con la moción del PNV que pedía la supresión de al menos un Ministerio en 2010, una iniciativa respaldada por el PP, CiU, ERC, BNG y Nafarroa Bai, que, con los nacionalistas vascos, sumaron 168 diputados frente a los 165 votos en contra del PSOE, IU, Coalición Canaria, Unión, Progreso y Democracia (UPyD) y UPN). ICV optó por la abstención.

A la votación faltaron 16 diputados: nueve del PSOE, seis del PP y uno del PNV. Entre los socialistas que no apretaron el botón estaban el futuro secretario general del Grupo, Eduardo Madina, que acaba de ser padre; el cabeza de lista del partido a las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, y los ex ministros Mariano Fernández Bermejo y Bernat Soria. El portavoz José Antonio Alonso arremetió contra el PP, al que acusó de haber apoyado una iniciativa «inconstitucional e ilegal» del PNV. El PNV busca ahora votos para cambiar la fecha del Debate del estado de la Nación.

El PSOE y los nacionalistas rechazaron la iniciativa del PP para garantizar el derecho a la enseñanza del castellano en todas las etapas. En ese debate, el diputado Joan Tardá, de ERC, dijo: «El Rey no ha aprendido catalán en 30 años. ¡Será por tiempo libre!».