Madrid / Valencia

El instructor del “caso Gürtel”, Antonio Pedreira, ha imputado seis delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental al diputado del PP en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch Tejedor, el primer aforado formalmente imputado en esta causa, quien ayer se negó a declarar ante el juez del Tribunal Superior .

Pedreira, encargado de la investigación sobre la supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP, imputa estos mismos delitos al ex viceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid Carlos Clemente Aguado y al abogado Santiago Lago Borstein, que ayer comparecieron como imputados.

El primero en declarar, Clemente, que según el juez Baltasar Garzón habría cobrado 16.000 euros de la caja “B” de Francisco Correa -presunto cabecilla de la trama-, dijo a la salida: «Jamás, jamás he recibido un euro fuera de mi sueldo». La fiscalía no solicitó ninguna medida cautelar.

En cambio Bosch se acogió a a su derecho a no declarar hasta que no se levante el secreto sumarial, lo que no impide la continuación del proceso contra él. Según Garzón, Bosch -hasta hace unas semanas gerente de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda (EMSV) de Boadilla (Madrid)- es «una persona próxima a Correa», quien le habría pagado por mediar para que la constructora Hispánica obtuviera la adjudicación del proyecto para la construcción de una ciudad deportiva en ese municipio.

Otra de las “operaciones” de mediación para la trama de Correa que Garzón atribuye a Bosch -que según el juez obtuvo un total de 250.572 euros por su labor- fue la adjudicación de unos locales a Rústicas MBS, propiedad del imputado José Ramón Blanco Balín, ex vicepresidente de Repsol YPF.

El último en comparecer, Lago aparece en la contabilidad “B” de la trama junto al del ex concejal del PP en Estepona (Málaga) Ricardo Galeote, hermano del eurodiputado Gerardo Galeote y al que Garzón imputó en esta trama.

Las últimas informaciones aseguran que Luis Bárcenas, senador y tesorero del PP, ingresó en enero de 2003 en un banco junto al Congreso 330.000 euros en billetes de 500. Hacienda investigó el año pasado esta operación y Bárcenas dijo entonces que era de la devolución de un crédito que había pedido en diciembre de 2002, para una compra de cuadros que resultó fallida.

Mientras, el presidente valenciano, Francisco Camps, ha hecho pública su declaración de bienes, entre los que consta un piso en la capital regional, un coche, dos seguros de vida, un plan de pensiones y dos cuentas corrientes en Bancaja. También lo ha hecho el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, con cuentas en cinco entidades con un saldo a fecha 28 de abril de 1.435,26 euros negativos. Costa paga dos hipotecas de sendos pisos en Castellón y Valencia y un préstamo personal y es copropietario de la Sociedad “CASLEGIS, SL”.