Madrid

La preocupación de los ciudadanos por el paro ha vuelto a marcar un nuevo récord, al ser considerada ya su mayor inquietud por el 76,2 por ciento de los ciudadanos, más de tres de cada cuatro españoles, en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de marzo.

Si en el barómetro de febrero el desempleo había bajado una décima y se situaba como principal preocupación para el 75,2 por ciento de los encuestados, ahora el porcentaje sube un punto, con una cifra insólita hasta ahora en las encuestas del CIS.

Al mismo tiempo, en este muestreo, donde los problemas económicos figuran en segundo puesto (citados por el 52 por ciento) y el terrorismo en tercer lugar (con un 19,4 por ciento), los españoles mantienen su pesimismo sobre la situación económica, ya que el 75 por ciento la califica de «mala» o «muy mala».

El muestreo, confeccionado a partir de 2.475 entrevistas entre el 4 y el 12 de marzo, revela que a la par que sube la inquietud ciudadana por el desempleo baja 2,4 puntos la referida a «los problemas de índole económica».

Mientras, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ayer estar convencido de que se va a entrar en una etapa de datos «menos negativos», lo que no impedirá que el Gobierno siga adoptando medidas para hacer frente a la crisis económica.

Zapatero respondió así al senador de CiU en la sesión de control al Gobierno de la Cámara alta. Según explicó Zapatero, los datos que el Gobierno estima para este mes de abril y los siguientes en lo que afecta al empleo y al paro «van a mostrar una situación de menos gravedad que la del último trimestre». No obstante, advirtió de que el «combate» a la recesión «no es posible ganarlo de un día para otro, ni siquiera en un trimestre». El Presidente también dijo que las medidas anticrisis están suponiendo un «gran esfuerzo fiscal, que está ahora llegando al tejido económico y que vamos a notar».