Madrid

Los sindicatos policiales presentaron ayer en el Tribunal Supremo su querella por injurias y calumnias contra el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y criticaron al director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, por «darle la razón».

Los representantes sindicales denunciaron la «animadversión» de Pumpido hacia la Policía, lo que «le inhabilita e incapacita para seguir en esta alta institución del Estado». Por ellos pidieron que el fiscal general rectifique o sea destituido.

Al exigir el cese de Pumpido, el portavoz José Angel Fuentes Gago criticó a Velázquez que, lejos de rectificar al fiscal general, «corrió a hacerse la foto con Pumpido para dar por cerrada la cuestión». SUP, CEP, UFP Y SPP reprocharon a Velázquez que «no saliera en defensa» de los policías y, por contra, afirmara que había existido un «error procedimental» en la actuación de la Policía en los procesos de ilegalización de formaciones políticas del entorno de ETA.