Pontevedra, José Luis Rodríguez Zapatero garantizó ayer que trabajará por un modelo económico alejado del ladrillo y la especulación, y respondió a la patronal de que su Gobierno no aplicará nunca despidos baratos ni recortes de protección social. «España va a ganar el combate en esta grave recesión», dijo el presidente en el congreso de los socialistas gallegos al que asistieron los ministros de Fomento, José Blanco; Justicia, Francisco Caamaño; y Agricultura, Elena Espinosa. Al día siguiente de conocerse el descontrol del paro por encima de los cuatro millones, Zapatero advirtió de que «se multiplicarán las voces de los que quieren facilitar el despido » y «cuando necesitan ayudas las piden, da igual que sean empresas u otras entidades». El presidente aseguró que «frente a quienes jalean la crisis» el Gobierno se va a volcar en la inversión pública y en preparar los cimientos para un nuevo modelo de crecimiento. «Será un proceso duro y difícil», dijo.

Tras censurar el «interés partidista» de Rajoy, Zapatero subrayó que a los socialistas deben «resbalarles» las críticas de quienes no les importan los grandes problemas del país, sino sus pequeñas derrotas. El presidente advirtió de que surgirán voces para estimular la abstención en las elecciones europeas.

Zapatero pondrá en marcha hoy con el candidato López Aguilar la precampaña socialista para las europeas. El PSOE lanzará su primer spot con el lema "Ahora el partido se juega en Europa" y en el que situarán los electores «en la encrucijada del mundo de Obama o el mundo de Bush». El spot se inspira en la grabación de un videoaficionado sobre la noche electoral en Chicago cuando se festejó la victoria de Obama. «Aquel día no pudiste votar. Ahora sí», se dice.