París / Madrid

José Luis Rodríguez Zapatero quitó ayer hierro a la polémica suscitada por las declaraciones de Nicolas Sarkozy en las que supuestamente cuestionaba su inteligencia, al mostrarse convencido de que los comentarios que hizo el mandatario galo fueron «positivos».

«Tengo una muy buena relación con Nicolas Sarkozy y sé que todos los comentarios que haya podido hacer sobre mí eran positivos», asegura Zapatero en una entrevista a "Le Monde". «Este asunto ha creado una cierta polémica pero conozco bien a Nicolas Sarkozy. Siempre ha sido generoso en la relación, y elogioso».

Por lo tanto, «no hay ningún problema» ni necesidad de ninguna explicación, dijo el jefe del Gobierno quien podrá abordar esta cuestión cara a cara con Sarkozy, durante su visita oficial a España los próximos lunes y martes. El presidente galo había dicho de Zapatero; «puede que no sea muy inteligente».

Por lo pronto, el Consejo de Ministros concedió ayer la máxima distinción de la Orden de Carlos III a Sarkozy y a su esposa, Carla Bruni, que llegarán a España el lunes en visita de Estado. El presidente galo realizará una visita institucional a las Cortes Generales, acompañado por Bruni, antes de participar en la cumbre hispano-francesa

La primera dama francesa, Carla Bruni-Sarkozy, almorzará el martes con Sonsoles Espinosa, esposa del presidente Zapatero, mientras sus maridos participan en la cumbre. Antes del almuerzo privado, que tendrá lugar en el Palacio de la Moncloa, Bruni-Sarkozy visitará el museo Reina Sofía con la soberana española, donde prestará especial atención a la exposición del escultor Julio González que desde el pasado 13 de marzo muestra el centro madrileño.

«La Reina propuso a la primera dama visitar esta exposición y aceptó con gusto porque se trata de un gran artista», dijeron fuentes del Elíseo.