Madrid

Los Servicios de Inspección del Consejo del Poder Judicial comenzarán a investigar en los próximos días el cobro por el juez Baltasar Garzón de algo más de 203.000 dólares por la organización de unas actividades académicas en la Universidad de Nueva York entre marzo de 2005 y junio de 2006. El inicio de las indagaciones se producirá una vez sea notificado al Consejo el archivo, por el Tribunal Supremo, del recurso de los abogados Antonio Panea y José Luis Mazón contra la decisión del alto tribunal de desestimar la querella criminal que presentaron contra Garzón. El Supremo confirmó ayer el archivo de la querella porque los datos que los abogados sugieren que se investiguen «no alcanzan a desvirtuar las razones» por las que se descartó la comisión por el juez de un delito de cohecho, «ni siquiera en la modalidad de dádiva». «Tanto por la falta de vinculación directa del patronazgo al querellado, cuanto porque nada hace sospechar que el patronazgo tuviera por finalidad el ilícito propósito que el recurrente denuncia con más voluntad que aval probatorio», añade. Para el Supremo los hechos denunciados carecen de relevancia penal, si bien la ocultación por el juez de los cobros podrían suponer una falta muy grave para el Consejo del Poder Judicial.