Sevilla

Mariano Rajoy se mostró ayer convencido en Sevilla de la victoria de su partido en las próximas elecciones europeas y no dudó en reclamar a todos sus cargos y militantes el mayor esfuerzo porque hay que dar «la batalla». En la clausura de la reunión interparlamentaria del PP, Rajoy dio el pistoletazo de salida de la precampaña y llamó a los populares al trabajo y a la movilización. «Si queremos ganar, ganamos; si trabajamos para ganar, ganamos. Y como que queremos trabajar, vamos a ganar», dijo. «Esto está mejor, pero la clave es que vaya aún mejor; si no, corres el riesgo de palmarla, y aquí nadie quiere eso», dijo Rajoy, quien dejó claro que la victoria el 7 de junio es el «principal objetivo del PP» y, para que se cumpla, llamó a seguir el ejemplo de los populares gallegos. «Os pido luchar con esa misma fe en las europeas», añadió. Mayor Oreja, por su parte, afirmó que las elecciones europeas deben constatar que «ha terminado el ciclo político » de Zapatero.

Rajoy aseguró que el balance de los primeros días del nuevo Gobierno es «la multiplicación de los líos», pues se ha transformado en «un antídoto contra la esperanza y la ilusión», a pesar de ser lo que «necesitan los españoles» en plena crisis. El líder del PP puso como ejemplo de ese desorden la acusación del fiscal general contra la Policía y las críticas del ministro de Trabajo al gobernador del Banco de España «por decir lo que pasa». A continuación, preguntó qué pinta Manuel Chaves, cuando «todo apunta» a que Elena Salgado llevará la financiación autonómica.

Por su parte, el presidente Zapatero, recibirá el lunes en la Moncloa al coordinador de IU, Cayo Lara. Será la primera entrevista de ambos desde que Lara fue elegido para suceder a Llamazares y en ella analizarán, entre otros asuntos, la actual situación política y económica que vive España. En este encuentro Zapatero buscará el apoyo de IU a las diversas iniciativas del Gobierno pendientes de tramitación en el Congreso, donde el Grupo Socialista no cuenta con apoyos.