Madrid

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, provocó ayer una monumental polémica al acusar públicamente a la Policía Nacional de no atender a las peticiones de la Fiscalía del Tribunal Supremo en la impugnación de las candidaturas del entorno de ETA y responder sólo a las del juez Baltasar Garzón.

Conde-Pumpido denunció que en las actuales actuaciones para impedir la presentación de lista etarras a las elecciones europeas del 7 de junio la Fiscalía se ve obligada a apoyarse únicamente en la Guardia Civil y aseguró que le comunicó la situación al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

«Hemos abierto una investigación en la Fiscalía del Tribunal inmediatamente después de que se hayan convocado las elecciones y hemos solicitado a la Guardia Civil, digo la Guardia Civil porque es la que nos ha permitido realmente impugnar ANV y al PCTV, hemos pedido a la Guardia Civil, no a la Policía» explicó Conde-Pumpido cuando, en ese momento, fue preguntado acerca de esa distinción entre cuerpos.

Después continuó: «Hago esta distinción porque cuando presentamos la ilegalización de ANV y el PCTV y cuando hemos presentado la impugnación de Askatasuna y D3M tuvimos que fundarnos en los informes de la Guardia Civil porque la Policía no atiende las indicaciones de la Fiscalía del Tribunal Supremo, sólo las del juez instructor», dijo.

«La competencia para la impugnación corresponde a la Fiscalía del Supremo por lo tanto es la que tiene que recibir directamente los informes que reclama de Guardia Civil y Policía». «En ocasiones no los hemos recibido», denunció Conde Pumpido, quien sobre si ha hablado sobre este asunto con el Ministerio del Interior, se limitó a decir que «sí», y a zanjar la cuestión con un «prefiero no seguir con este tema».

Conde-Pumpido dijo que se trata de una «colisión» o «problema puntual entre la función de la Fiscalía del Supremo y el proceso paralelo penal que se sigue en la Audiencia. La Policía debe informar a cada uno de los órganos y la Policía entiende que es suficiente con informar a uno», dijo en alusión a Garzón. Tras afirmar que no desea un «conflicto» con Interior, añadió que Rubalcaba «conoce mi postura ».

En una nota de la Dirección de la Policía y la Guardia Civil, Interior explicó que los informes de la Policía sobre las candidaturas de ETA se hicieron llegar a la Fiscalía del Supremo a través de la Audiencia, y se utilizaron en las demandas de ilegalización.

El director general de la Policía, Francisco Javier Velázquez dijo en presencia de Conde-Pumpido que esa falta de colaboración ha terminado siendo un «pequeño problema procedimental» y una «pequeña descoordinación», que ya se ha solucionado y no se va a volver a producir.

Los sindicatos llegaron a pedir el cese del fiscal general, tras calificar sus declaraciones de «irresponsables y extremadamente graves», y exigieron a Rubalcaba que dé la cara.

El PP reclamó la comparecencia urgente de Rubalcaba, que no dio la cara, para que explique en el Congreso qué clase de relaciones tienen la Fiscalía, la Policía y la Audiencia. Mariano Rajoy dijo que el presidente Zapatero debería dar una explicación «hoy mismo» .